Este lunes 3 de junio comenzó en Santiago, región Metropolitana, Chile, la reunión de los integrantes del Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto (AMERP), que busca prevenir, desincentivar y eliminar la pesca ilegal.

El objetivo de ese acuerdo, impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), es impedir que los buques implicados en este ilícito utilicen los puertos para desembarcar sus capturas.

Así, el AMERP -del que Chile forma parte junto con otros 86 países- busca frenar el comercio de productos derivados de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR).

Esa actividad amenaza directamente la conservación de los recursos marinos, al propiciar su sobreexplotación. Además, genera pérdidas económicas y amenaza la salud pública, entre otros perjuicios.

Riquelme: «Aunar esfuerzos»

«Este encuentro visibilizará, en el contexto internacional, lo que está haciendo Chile para combatir la pesca ilegal», subrayó el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme.

«Tenemos la oportunidad de aunar esfuerzos y seguir avanzando en la formulación de fuertes medidas para frenar este flagelo», agregó la autoridad.

En el marco de la reunión, los países miembros del AMERP pronunciarán una declaración oficial sobre los compromisos -de carácter vinculante- alcanzados en las sesiones.

Conservación

El AMERP contribuye a la conservación y al uso sostenible de los recursos marinos. Este instrumento entró en vigencia hace tres años y la primera reunión de partes se realizó en Oslo, Noruega, en mayo de 2017.

En esa línea, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) ha subrayado que «la celebración de esta reunión en Santiago visibilizará el compromiso de Chile en la lucha contra la pesca ilegal, en el concierto latinoamericano».

Efeméride ONU

El desarrollo de la reunión coincidirá con el «Día internacional de la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada» (5 de junio), establecido en 2017 por la Asamblea General de la ONU.

Se espera que a esta segunda reunión de los países signatarios de la AMERP acudan unas 300 personas, entre representantes nacionales, miembros de la FAO y de otras organizaciones vinculadas con el tema.