El ministro de Economía, Fomento y Turismo, José Ramón Valente, planteó la necesidad de fortalecer los controles sobre la pesca ilegal para evitar que ese fenómeno dañe irreversiblemente los recursos marinos, claves en la alimentación del futuro.

«Si no nos preocupamos de que los controles que ponemos sean efectivos, entonces vamos a dilapidar este recurso y vamos a privar al mundo de uno de los alimentos más sanos y más eficientes para lograr los objetivos que tenemos todos los seres humanos», sostuvo el secretario de Estado, al inaugurar la segunda reunión del Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto (AMERP), que busca prevenir, desincentivar y eliminar la pesca ilegal.

Lea >> Subsecretario por reunión AMERP: “Visibilizará lo que hace Chile contra la pesca ilegal”

«Estamos muy contentos de tenerlos acá para discutir un tema tan importante como es la sustentabilidad de los recursos pesqueros por la vía de reducir la pesca ilegal», les dijo Valente a los delegados de los más de 80 países que forman parte de ese foro multilateral.

«Ser sustentable en nuestros recursos del mar es un objetivo prioritario. Intentaremos ayudar a que se genere la mayor adhesión posible a estos principios de la sustentabilidad, y ayudar a que, en definitiva, los recursos de pesca sean una parte importante de la dieta alimenticia de largo plazo en un mundo donde crece aceleradamente la demanda por proteínas», agregó.

En la apertura de la reunión del AMERP, junto con el ministro Valente, intervino el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), José Graziano da Silva. Acudió también el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme; la directora del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo, y diversas autoridades.

Vea >> En Chile: Jefe de la FAO elogia tratado internacional de lucha contra la pesca ilegal

«Lo que pretende este tratado es que, en definitiva, los países no le den cobijo, ayuda, recalada ni avituallamiento a aquellas embarcaciones que se dedican a la pesca ilegal en aguas internacionales. Es una responsabilidad de todos los países cuidar los recursos. Las exigencias que esta convención va estableciendo intentan cerrar la brecha y las puertas por donde la pesca ilegal se cuela y, de algún modo, va poniendo cortapisas a esta actividad criminal», precisó Riquelme.

En el marco de la reunión, los países miembros del AMERP, pronunciarán una declaración oficial sobre los compromisos -de carácter vinculante- alcanzados en las sesiones.

El AMERP entró en vigencia hace tres años y la primera reunión de partes se realizó en Oslo, Noruega, en mayo de 2017.

El desarrollo de la reunión coincidirá con el «Día internacional de la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada» (5 de junio), establecido en 2017 por la Asamblea General de la ONU.