Treinta trabajadores de tres restaurantes de Playa Blanca, en la comuna de Coronel, recibieron esta semana sus certificados al aprobar los cursos de “Cocina Internacional” y “Protocolo y Servicio”, en el marco del proyecto Biobío Capital Gastronómica Marina, impulsado por la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes). Se trata de personal de cocina y servicio de La Casona de Mirla, La Cabaña y Las Rocas, quienes durante dos meses recibieron capacitación a cargo de Inacap, en el que los beneficiados asistieron a clases teóricas y prácticas en sus propias cocinas.

Cocineros, garzones y personal administrativo de estas pymes gastronómicas recibieron sus diplomas en una ceremonia realizada la tarde del lunes en el auditorio de Inacap, sede Concepción Talcahuano, a la que asistieron autoridades, representantes de las empresas pesqueras, académicos y las familias de los alumnos certificados. Esta es la tercera etapa de este proyecto de la Asipes, que comenzó en el sector La Poza de Talcahuano y que luego se trasladó a Tumbes.

Jefa Sustentabilidad Asipes entrega diplomas

«Llegar con Biobío Capital Gastronómica Marina a Coronel fue un desafío y una meta muy importante, porque el 60% de la operación pesquera se encuentra en esta comuna. Es una ciudad icónica para el gremio y además cumple con la esencia de lo que nuestro proyecto pretende: una zona eminentemente turística, donde hay un esfuerzo por desarrollar actividad gastronómica y, además, donde el producto estrella de la industria, el jurel, no era tan conocido», destacó la gerenta de Asuntos Públicos de la Asipes, Verónica Ceballos.

Sandra Gatica, del restaurant Las Rocas, agradeció el nivel de las capacitaciones y la oportunidad entregada, lo que les ha permitido unirse como locales comerciales, lo que asegura es la vía correcta para potenciar el turismo en el sector de Playa Blanca.

Seremi Economía entrega diplomas

El secretario regional ministerial (seremi) de Economía, Mauricio Gutiérrez, complementó que «aquí confluyen varias cosas, primero el aporte de la industria pesquera para con la gente común y corriente; el aporte de Inacap como una gran institución del Biobío en términos de capacitación y, por otra parte, el interés y la necesidad que tienen las pymes que se dedican a la gastronomía y sus trabajadores. Para nosotros esta es la mezcla perfecta, donde los esfuerzos de los privados bajan a las pymes», subrayó el representante de Estado.