Gill diseases in marine salmon aquaculture with an emphasis on amoebic gill disease“, es el título del review publicado recientemente por investigadores del laboratorio Pathovet en la prestigiosa revista CAB Reviews, de CABI International, en el que se analiza el estado del conocimiento sobre el complejo de enfermedades branquiales (Complex Gill Disease, CGD) en salmones cultivados en Chile y el mundo.

El estudio subraya que las enfermedades de las branquias son un desafío creciente para la salud y bienestar en el cultivo de salmón en todo el mundo, pero aún permanecen muchos vacíos en nuestro conocimiento. Por ejemplo, las patologías branquiales son generalmente trastornos complejos y multifactoriales, a menudo con presuntos patrones de distribución espacial y temporal, pero muy difíciles de prevenir y controlar con eficacia.

Los patógenos involucrados incluyen Neoparamoeba perurans, Tenacibaculum maritimum, Candidatus Piscichlamydia salmonis, Candidatus Branchiomonas cysticola, Desmozoon lepeophtherii (syn. Paranucleospora theridion) y virus como el Paramyxovirus del Salmón Atlántico (ASPV) y Poxvirus de las branquias del salmón (SGPV). Sin embargo, la enfermedad amebiana de las branquias (AGD), causada por N. perurans, es la más importante en términos de su impacto sanitario, productivo y económico.

En esa línea, para evaluar el riesgo de presentación de CGD y AGD, “primero debemos desarrollar una mejor comprensión de la biología de los patógenos involucrados de manera concomitante. En el caso de CGD, debemos generar conocimiento respecto de la interacción de los patógenos involucrados con variables hidrológicas y oceanográficas específicas que permitan desarrollar modelos de dispersión. Para el caso de AGD, la pregunta continúa siendo ¿por qué algunas especies de amebas son virulentas y otras no?. La información disponible sobre la ecología de N. perurans en la naturaleza fuera de las jaulas es muy limitada. La evidencia sugiere la presencia de un reservorio ambiental, donde las amebas residen en primavera y verano”, sostiene el director general de Pathovet y autor principal del artículo, Dr. Marco Rozas Serri.

No obstante, según ahonda el investigador, los trastornos no infecciosos debido a la proliferación de algas nocivas también desempeñan un papel en las mortalidades atribuibles a CGD en diferentes partes del mundo. Es que la expansión global, la intensificación de la acuicultura y el cambio climático probablemente aumentarán el riesgo. Por lo tanto, es válido preguntarse: ¿contribuye el cambio climático a un aumento en los brotes de enfermedades de las branquias en salmonicultura?

“Este verano-otoño ha sido intenso en términos de prevalencia de casos de CGD y AGD en Chile, por lo que necesitamos incrementar nuestra consideración respecto de las alteraciones branquiales en acuicultura en la era del cambio climático. Para esto es fundamental alinear todas las partes involucradas para diseñar estrategias de control efectivas para CGD y AGD, promoviendo la cooperación público-privada a nivel nacional e internacional para garantizar la sostenibilidad en la industria mundial del salmón”, responde el timonel de Pathovet.

Presione aquí para acceder al artículo completo.

*Créditos de la foto destacada (de contexto): Mowi.