Durante diciembre de 2018, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) llevó a cabo labores de fiscalización en el lago Rupanco (provincia de Osorno, región de Los Lagos), instancia en la que se efectuaron seis inspecciones y de las cuales hubo cuatro denuncias por parte del Sernapesca. Actualmente, son dos los procesos judiciales con fallo condenatorio de primera instancia. Todo esto en el marco de una campaña de filmación de los fondos lacustres con equipo de robótica submarina, que tuvo como objetivo evaluar la condición del estado de dichos fondos con el fin de evidenciar la presencia de residuos provenientes de la actividad de acuicultura.

Producto de lo anterior, el 2° Juzgado Civil de Osorno, en dos procesos distintos, condenó a Salmones Pacific Star S.A. a pagar dos multas de 1.500 UTM ($73.549.500) cada una, en tanto que el representante legal deberá pagar una multa de 100 UTM ($4.903.300) por cada proceso.

De acuerdo con lo destacado por el Sernapesca, para determinar el monto de las multas, el juez tuvo en especial consideración el daño producido al medio ambiente, el que estimó grave por la presencia de fondos blanquecinos, que evidencian contaminación por alimento no consumido y por otros desechos orgánicos, además de otros elementos como contrapesos, cabos, mallas peceras y barandas metálicas en el fondo lacustre bajo los módulos de cultivo. A lo anterior se sumó el hecho de que la empresa es reincidente. Eso sí, la sentencia aún no está firme, por cuanto la condenada puede interponer los recursos que la ley le otorga.

Captura3

El director regional del Sernapesca Los Lagos, Eduardo Aguilera, se refirió a la responsabilidad que tienen las empresas por mantener limpio el fondo de las concesiones: “Estos fallos vienen a confirmar la necesidad de cautelar de mejor forma el medio ambiente, especialmente lo que tiene que ver con los lagos de nuestra región. Los lagos tienen una condición distinta al impacto que se produce en los centros de cultivo en el mar, los tiempos de residencia de la materia orgánica que cae desde los salmones son mucho mayores. Pero fundamentalmente esto tiene que ver con el impacto de estructuras y equipamiento que cae al fondo del lago y donde el titular es el responsable”.

La mantención de limpieza del área concesionada es una obligación que impone el artículo 74 de la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA), el cual dispone expresamente: La mantención de la limpieza y del equilibrio ecológico de la zona concedida, cuya alteración tenga como causa la actividad acuícola será responsabilidad del concesionario, de conformidad con los reglamentos que se dicten.

Captura1

Esta sentencia se suma a las decisiones que durante el año 2019 distintos tribunales de la región han adoptado en materia medioambiental, como es el caso de Camanchaca, empresa con dos denuncias por parte del Sernapesca, de las cuales hay un fallo que se encuentra en la Corte de Apelaciones (3.000 UTM), y el segundo ya confirmado por la Corte Suprema (1.000 UTM).

“Esperamos llegar hasta las últimas consecuencias con estas denuncias”, agregó Aguilera.