La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) convocó a una reunión de trabajo extraordinaria para abordar los fenómenos de trombas marinas y tornados que ocurrieron en diversas localidades de la región del Biobío.

Esto trajo diversas y graves consecuencias en ciudades como Los Ángeles, Concepción y Talcahuano.

Al respecto, el jefe del Servicio Meteorológico de la Armada, capitán de fragata Pedro Roca, subrayó que “lo que queremos principalmente es empezar a enseñar y educar cuáles son los riesgos y las formas de enfrentarlos. Eso en una primera instancia a través de charlas educativas”.

De igual manera, el comandante Roca fue enfático en precisar que este “no es un fenómeno nuevo. Hay registros históricos bien documentados de que existieron sucesos previos en la región del Biobío y La Araucanía, incluso algunos en la zona norte”.

Por su parte, el director nacional de la Onemi, Ricardo Toro, expresó que “necesitábamos a Meteorología de la Armada para poder participar en un análisis de esta amenaza que pareciera que empezó a azotar ahora a Chile con tornados y trombas marinas. Es una amenaza desconocida y tuvo afectó a ciudades del sur del país”.

Más adelante, Toro dijo que la idea es aunar esfuerzos de los medios tecnológicos que, actualmente, existen para desarrollar capacidades tecnológicas como, por ejemplo, desarrollar la red de radares y de otros sistemas que sean complementarios para enfrentar esta amenaza con mayor prevención. “Es decir, tener un sistema de alerta temprana, igual como tenemos con los tsunamis para al menos advertir a la población con minutos antes, permitiéndoles que tomen las medidas de resguardo que sean del caso”, cerró el timonel de la Onemi.