El Sindicato de Oficiales Naviera Frasal S.A. se encuentra en proceso de negociación colectiva y mediante una declaración pública emitida recientemente dijo que, en caso de no llegar a un acuerdo en los plazos estipulados por ley, se votaría una huelga legal.

A continuación reproducimos el documento entregado por la agrupación laboral, cuyo presidente es Arturo Cabrera Valenzuela:

«Por cuanto la empresa ha incurrido a todo tipo de subterfugios ilegales y persecuciones sindicales, como ofrecer a socios del sindicato desvincularse de la compañía, de mutuo acuerdo, ofreciéndoles un 60 o 70% del finiquito sin AFC (fondos de cesantía) y a la vez le ofrece contratarlos para efectuar relevos, o sea, trabajos temporales, con el objeto de debilitar al sindicato, disminuyendo la cantidad de socios.

Esta negociación ha estado suspendida desde julio de 2017 por demanda del sindicato para que la empresa sea declarada como una sola unidad económica, multirut, además de que la empresa actuó de mala fe al disminuir el capital de Frasal S.A., dividiendo el resto en otras pequeñas empresas, con el propósito a nuestro entender de quebrar Naviera Frasal y así deshacer el sindicato, que durante estos años su lucha ha sido hacer cumplir las leyes y reglamentos que rigen esta actividad naviera, por ejemplo:

  1. Hacer cumplir las 8 horas diarias mínimas de descanso (actualmente se hacen 6 horas).
  2. Que los capitanes y jefes de máquina no efectúen guardias como lo dictamina el Código del Trabajo, Ley de Navegación, Dictamen de la Dirección del Trabajo y por último Dictamen de la Contraloría General de la Republica con fecha noviembre de 2018.

La sentencia de los tribunales salió favorable a nuestra postura.

La empresa ha designado como asesores de su comisión negociadora a un abogado recién desvinculado de la Dirección del Trabajo y que antes de trabajar para esta repartición publica defendía los intereses de Armasur (Asociación de Armadores de Transporte Marítimo Sur Austral A.G.).

También designó como asesor al gerente de Recursos Humanos de la empresa CPT, holding al cual pertenece Frasal S.A., que posee filiales en varios países con muy buenos resultados económicos, por lo que resulta sospechoso que Frasal indique que no tiene capital para negarse a aceptar el petitorio presentado por los trabajadores.

Finalmente, no será responsabilidad del sindicato si al final del plazo que otorga la ley para negociar no se llega a un acuerdo y se tenga que votar por la huelga legal frente a la desidia y falta de interés de Frasal S.A., para responder positivamente a nuestro petitorio el cual tiene por objeto de recuperar el poder adquisitivo de nuestros socios perdidos durante estos casi dos años sin negociar, ya que nos estamos rigiendo por un contrato colectivo vigente desde el año 2015 y poner un valor económico a la polifuncionalidad que se cumple a bordo de los barcos de esta empresa, que producen fatiga y enfermedades psiquiátricas que producen un aumento en las licencias médicas que le son recetadas al personal embarcado».