El Programa Estratégico Regional (PER) MásMar de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) realizó la primera rueda de negocios entre empresarios regionales y tres fondos de inversión para expandir las oportunidades de escalamiento y comercialización de los prototipos de los bioproductos elaborados en la región de Coquimbo.

«Esta es una iniciativa de triple impacto, y tiene especial repercusión en el ámbito ambiental porque las 14 mil toneladas de descartes que iban a parar a vertederos o directamente al mar hoy se pueden transformar en un producto final que puede ser comercializado a nivel nacional e internacional», sostuvo el director regional de Corfo Coquimbo, Gregorio Rodríguez.

La actividad desarrollada en colaboración con la Corporación Regional de Desarrollo Productivo (CDRP) gracias al Programa de Bien Público Atracción de Inversiones de Corfo, contó con la participación de un grupo de inversionistas que visitaron la región en busca de nuevas oportunidades de negocios.

El gerente de la CDRP, Manuel Schneider, expresó que «a través de nuestro eje estratégico ‘Internacionalización de la Región de Coquimbo’, trabajamos en la atracción de inversionistas a nuestro territorio apoyando la instalación de nuevas oportunidades de negocios, que den mayor dinamismo a la economía regional». En la reunión con los empresarios participaron las administradoras de fondos de inversión Dadneo y Sudamerik, y la plataforma de financiamiento colaborativo Doble Impacto.

El gerente del PER MásMar, Guillermo Molina, explicó que estos «son fondos importantes que tienen niveles de inversión desde los US$100 mil hasta 2 o 3 millones de dólares y que buscan relacionarse con buenos proyectos que tengan rentabilidad y que tengan posibilidades de crecimiento, y eso es lo que estamos ofreciendo como región».

En el mismo sentido, William Mauad, gerente de Rimar, una de las empresas que gracias a MásMar desarrolló un sazonador para cocina gourmet a base de los descartes de cáscara de camarones y langostinos, destacó «el hecho de que como grupo podamos conectarnos con fondos de inversión es bien importante, porque de esa forma tomamos mayor fuerza, ya que a veces una empresa sola puede ser muy pequeña para ser considerada, por eso esta actividad es fundamental para poder desarrollar los productos que queremos ofrecer al mercado».

Los productos desarrollados por las seis empresas representadas se han logrado gracias a la aplicación de los principios de la economía circular, cuyo objetivo es el máximo aprovechamiento de los recursos y la reducción de los desechos.

El subgerente del área de medio ambiente de Doble Impacto, Rodrigo Godoy, subrayó que esas son justamente las iniciativas con las que ellos buscan asociarse: «Esta dinámica de desarrollar una propuesta de valor a través de los bioproductos marinos, donde hay un impacto social, un manejo racional y sostenible del recurso, donde hay propiedades nutricionales importantes y donde se produce de manera limpia, es el circulo virtuoso que buscamos potenciar y tener un impacto en cuanto al rol de financiamiento de nuestra plataforma colaborativa».

Desde la administradora de fondos de inversión Sudamerik manifestaron que «aquí claramente hay una oportunidad de negocios importantísima. El tipo de producto que han desarrollado nos lleva a pensar en un tipo de empresa que esta en sintonía fina con el mercado global moderno y que además tiene recursos de abastecimiento. Nosotros vamos a evaluar si existe el equipo empresarial que sea capaz de juntar esos dos elementos. Porque no es solo dinero lo que ponemos los fondos de inversión sino que también somos palancas en modelos de gestión, en apertura de mercados, gestión financiera, en gestión tecnológica, en incorporar a las compañías a grupos empresariales para que no anden solas. No buscamos solo poner dinero sino que apoyar y generar un mayor éxito», aseguró el director Andrés Parker.