El tema de una exitosa transición de los smolt de salmónidos a agua de mar ha venido levantándose como un relevante factor en los resultados de engorda, dado que puede ser determinante para lograr menor tiempo a cosecha, menores pérdidas y una mejor calidad de los peces obtenidos, como lo destacó Adolfo Alvial en una columna publicada en este mismo medio de prensa.

Lea >> Fase determinante de una buena producción en salmonicultura

En línea con esa tendencia, y apoyada en la consolidación de las empresas del grupo como STIM a nivel global, la empresa en Chile ha desarrollado un nuevo servicio multidisciplinario que apoya a los productores de salmón para alcanzar el mejor resultado posible en la transición crítica de los peces desde agua dulce a agua de mar, abordándola de un modo integrado y aprovechando las capacidades de Europharma, Fishguard y ACD, ahora parte del grupo STIM.

Lea >> De Europharma a STIM: Más que un cambio de nombre

En efecto, la calidad, el manejo de los peces y sus condiciones asociadas, antes, durante y después de la transferencia, son determinantes en la minimización de pérdidas por mortalidad, número de peces desadaptados y bajo crecimiento de grupos completos, lo cual resulta en altos porcentajes de peces rezagados y bajos consumos de alimento, como corrobora Eduardo Hofmann, médico veterinario de STIM, quien afirma que «existen datos que permiten considerar que en salmón Atlántico (Salmo salar) en Chile, no menos del 38% de las mortalidades totales son atribuibles a peces derivados de un pobre proceso de esmoltificación y transferencia, y que en salmón coho (Oncorhynchus kisutch) puede elevarse a valores del orden del 50%».

Por otra parte, Víctor Valerio, consultor en la industria salmonicultora, sostiene que el adecuado manejo y preparación de esta transición permite a los peces responder mejor a los desafíos fisiológicos, ambientales y sanitarios que encuentran al ingresar a agua de mar, disminuyendo de esta forma el estrés, mortalidad e inicio de una alimentación activa. «Todo esto permite que se logren grupos de cosecha en menor tiempo y con mayor proporción de peces de mejor calidad», asevera.

El gerente de STIM en Chile (ex Euroharma S.A.), Claudio Retamal, asegura que la empresa ha reunido una valiosa experiencia en torno a su producto SuperSmolt FeedOnly, una tecnología de esmoltificación desarrollada hace más de 15 años y que, desde entonces, ha tenido aplicaciones en diversos lugares del mundo.

«Solo en los últimos cuatro años el complemento SuperSmolt se ha aplicado a más de 500 millones de smolt en el mundo, con lo cual la empresa ha aprendido e introducido mejoras en el producto, hoy concebido como un complemento alimenticio que activa y sincroniza la esmoltificación, sino que además ha aprendido acerca de las condiciones clave para que este exprese toda su potencialidad».

En ese sentido, Retamal agrega: «La fortaleza de un calificado equipo de trabajo interdisciplinario y el reforzado apoyo de los centros de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) de Noruega, han motivado el desarrollo de un servicio que hemos denominado Programa de Asistencia Integral de Transición de Agua Dulce – Agua de Mar (PAI – Transición), que incluye la provisión de FeedOnly como eje del proceso y una completa asistencia que acompaña a su aplicación, incluyendo evaluación inicial de grupos de peces, capacitación de técnicos y operarios en agua dulce y agua de mar, seguimiento y asistencia presencial y online, aplicación e interpretación de indicadores combinados de esmoltificación, acompañamiento y evaluación de resultados en agua de mar».

A su vez, el ejecutivo subraya que la seguridad que tiene la compañía sobre sus conocimientos y tecnología permiten que esté «dispuesta a compartir los resultados con los clientes en términos de cantidad y calidad de peces ya establecidos en agua de mar, en un lapso de evaluación que haga posible estimar un buen rendimiento futuro de los mismos, y en base a indicadores debidamente acordados con el cliente».

Lo interesante de esta aproximación es que responde a una tendencia de asistencia integral en acuicultura y que se centra en un completo proceso que determina los rendimientos futuros de los peces en la fase de engorda, resultando determinante para los logros económicos de grupos completos de peces.

Como enfatizan en STIM, mejores peces ingresados a mar, permiten, desde el punto de vista del bien común, cautelar en el mediano largo plazo el patrimonio sanitario de las empresas y consecuentemente, una mayor competitividad y sostenibilidad en sus operaciones.