Su preocupación manifestó el presidente de la Asociación de Cultivadores de Moluscos de Calbuco, Claudio Torres, debido a los efectos que está presentando la solicitud de Espacio Costero Marino de los Pueblos Originarios (ECMPO) presentada por las comunidades indígenas Los Arrayanes y Chen Chen en el área de las islas Puluqui y Tabón (región de Los Lagos).

Dicha solicitud, que considera un área de 56.458 hectáreas, fue acogida a trámite por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura en febrero de 2019 y actualmente se encuentra en etapa de consulta a otras instituciones.

“En nuestro gremio tenemos productores de semillas que trabajan justamente en el sector de Tabón. Hoy, con esta solicitud de EMCPO, solicitada por una señora de dicha isla y por otra comunidad de la Isla Puluqui, queda paralizada la captación y extracción de semillas. Nos llama también la atención que estas comunidades no hicieron ninguna consulta ciudadana o local para solicitar el espacio y, por lo que se ha comentado, se hizo todo a puertas cerradas”, expuso el dirigente, quien participó, el miércoles pasado, en una reunión informativa sobre este asunto.

El representante de los mitilicultores añadió que esta situación “paraliza también las relocalizaciones que ha estado gestionando la Subpesca y los ajustes cartográficos que se están haciendo y donde se han gastado millones de pesos con la contratación de una consultora española”.

“Mi impresión es que si bien el espíritu de la Ley Lafkenche –que ampara la solicitud de ECMPOs– es bueno, en la mayoría de las ocasiones es mal interpretada. Creo que esta normativa debe ser abordada con seriedad, porque ha generado muchos conflictos, en nuestro caso, principalmente, para los productores de mitilidos que cuentan concesiones de escasa importancia”, añadió Claudio Torres.

El dirigente precisó que ellos están de acuerdo con se otorguen usos preferentes a las comunidades que habitan los sectores, pero no a comunidades de otras localidades que intentan acaparar más áreas. A su juicio, hay allí un vacío legal que se puede prestar para malos entendidos y un mal uso de una ley que ha puesto en jaque a numerosos productores acuícolas de la región de Los Lagos.

“Desde nuestro gremio, esperamos que exista un entendimiento entre los habitantes de la Isla Tabón y las comunidades que solicitaron el ECMPO, tanto por el bien de quienes allí residen, como por el de los solicitantes y también de quienes realizan producción artesanal de semillas. Esperamos que no se termine afectando la producción de mejillones de nuestra comuna”, recalcó el mitilicultor.

Acotó que lo más apropiado sería que se entreguen superficies limitadas en términos de m2 y no enormes extensiones que pueden ser difíciles de administrar.

“Nos pasaron a llevar”

Pero no sólo los productores de mejillón están alarmados por el tema. En la reunión en la cual participó Claudio Torres –realizada en la Isla Tabón– también hubo personas de la propia comunidad que se mostraron preocupadas.

La presidenta de la Junta de Vecinos de la Isla Chidhuapi, Teresa Velásquez, manifestó que “este tema afecta a toda la comunidad de la isla. Están solicitando el borde costero aquí, donde nosotros habitamos. Nos sentimos pasados a llevar por esta solicitud que se hizo sin pedir autorización a ninguna organización de nuestra isla. Hoy vinimos aquí para informarnos y tratar de transmitir a toda la gente de la Isla Tabón lo grave que es esto. Lo que queremos es trabajar para liberar a la isla de este problema”.

Por su parte, la lugareña de la Isla Tabón y que también pertenece a una comunidad indígena, María Marimán, expresó que “estamos en conflicto con otra comunidad por el espacio costero.  Ellos no tomaron en cuenta las islas para efectuar la solicitud. Por eso,  estamos en contra de esa petición y esperamos que sea eliminada”.