El protocolo suscrito entre la industria del salmón y el gobierno, a principios de agosto, con un sello dirigido a potenciar a los prestadores de servicios y a formar mano de obra calificada para que se desempeñe en este rubro, es uno de los hitos más significativos que se han generado en la región de Aysén en el ámbito económico y social.

Lea >> Los detalles del protocolo que firmó la industria del salmón con el gobierno

A través de esta alianza se pretende generar una sinergia virtuosa entre la salmonicultura y Aysén, ya que esta región ha sido un aliado estratégico de la actividad y por lo mismo se busca aumentar el vínculo entre la industria y los proveedores locales.

Lea >> David Sandoval, senador: «Necesitamos una alianza virtuosa con la industria»

Para el representante en la región de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Hernán Rebolledo, el protocolo firmado viene a coronar ese trabajo. “Esta actividad ha visto grandes frutos gracias a la fuerza de muchos vecinos de Aysén quienes han creído en el proyecto y que han convertido a esta zona en una muy importante para la salmonicultura. Gracias a la firma de este protocolo se podrá potenciar la región de Aysén y esto nos pone muy contentos”, comentó Rebolledo, y agregó, “somos más que salmoneros, también somos 4.000 pymes que trabajan alrededor de esta industria y que han puesto todo para tener una actividad más cercana y respetuosa con el entorno”, aseguró el gremialista.

Una de las acciones concretas que se ha llevado a cabo en Aysén es la llegada de la empresa Badinotti, la cual se ha especializado en la entrega de soluciones de contención de peces y servicios relacionados. Esta compañía llegó a la región con una inversión de cerca de dos millones de dólares, y contempla una inversión adicional de un millón de dólares con el fin de mejorar la eficiencia a los procesos, la calidad del servicios y la infraestructura para los clientes de la zona.

El director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de Badinotti Group, Christian Torres, precisó que el proyecto estuvo en evaluación ocho años, pero entendieron que este era el momento para llegar a Aysén. «Finalmente nos decidimos ingresar a la zona debido al creciente interés que existe de parte de la industria salmonicultora de apoyar al desarrollo de Aysén a través de fomentar a las empresas proveedoras que prestan servicio localmente y por una definición estratégica de ubicar nuestras empresas de servicio en las distintas áreas en las que la industria se encuentre presente. Es así como nuestros siguientes pasos será la apertura de una unidad de servicios en Magallanes y estamos evaluando abrir una nueva estación de servicios en Chiloé (región de Los Lagos)», detalló.

Además, el ejecutivo comentó que existe una proyección para incorporar a más personas a las instalaciones en un futuro. «Actualmente las 60 personas que trabajan en el taller viven en Aysén o Chacabuco. Nuestra idea es incorporar, también, otras unidades de producto y servicio y continuar creciendo y entregando más empleo a la gente de la región», sentenció. En esta misma lógica, la empresa considerará trabajar con puros vecinos de Aysén y capacitará a todo su personal con estándares internacionales, lo que permitiría permear positivamente al encadenamiento productivo local.

«La salmonicultura es una actividad muy relevante en esta región y queremos seguir estando en esta zona. Hoy esta industria es parte de la solución a los problemas que trae el cambio climático, ya que ofrece una proteína saludable con baja huella de carbono. Esperamos que junto a Aysén sigamos avanzando en soluciones que nos permitan ser más sustentables e integrados a nuestro entorno», concluyó Hernán Rebolledo desde SalmonChile.

Lea >> Buscan que Chile sea el primer país en desarrollo en establecer la carbono neutralidad

Relacionado >> Embajador de Chile en Noruega: «La industria acuícola tiene desafíos, pero se pueden resolver»