La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) concluyó la revisión del texto definitivo del programa de cumplimiento presentado por Golden Omega S.A. mediante la Resolución Exenta N°6/Rol D-005-2019, del 06 de septiembre de 2019, con la finalidad que la compañía cumpla satisfactoriamente con la normativa ambiental imputada en la formulación de cargos y sus efectos. La empresa aludida se emplaza en la ciudad de Arica (región de Arica y Parinacota) y su objetivo es la operación de planta para producir concentrados de omega-3, generado a partir del procesamiento de aceite de pescado.

Las acciones y metas propuestas en el programa de cumplimiento tienen por objeto principal atender y asegurar la no ocurrencia de descargas de los residuos industriales líquidos (riles) producidos por la empresa al interior de la Zona de Protección del Litoral, así como propiciar el descarte de aceites y grasas en la planta de tratamiento de riles de la compañía, con una eficiencia de 80%, de forma previa a su descarga al cuerpo marítimo.

Lea >> SMA formula cargos contra empresa del grupo Angelini

En ese contexto, la SMA mencionó las siguientes acciones contempladas en el programa de cumplimiento:

  1. Encamisado del emisario submarino, mediante una nueva tubería de HDPE de 14 pulgadas, así como la instalación de nuevos lastres a lo largo de todo el emisario, a fin de asegurar que las descargas de riles se realicen fuera de la Zona de Protección del Litoral.
  2. Mantenimiento e inspecciones periódicas del emisario submarino.
  3. Optimización en el funcionamiento de la planta de tratamiento de riles mediante la instalación de tres equipos removedores de aceites superficiales (equipos Oil Skimmer), así como el aumento de la capacidad de los separadores tipo API que permite contar con una capacidad tres veces superior al caudal a tratar en comparación con el escenario actual.
  4. Mediciones periódicas en la planta de riles que permitan identificar si esta descartará el 80% de aceites y grasas, conforme a su obligación ambiental.
  5. Instalación de nuevas estaciones de vigilancia al interior de la Zona de Protección, así como el mantenimiento de aquellas estaciones emplazadas fuera de dicha zona, con el objeto de contar con un seguimiento robusto de las variables ambientales analizadas, así como la obtención de resultados fehacientes sobre el estado del área de influencia del proyecto.

Los costos asociados a las acciones comprometidas ascienden a $488 millones, según reporta la empresa.

“La SMA vigilará el estricto cumplimiento de dicho programa, el cual deberá ser fiscalizado para la aprobación final de este. Y en caso de incumplimientos, el titular arriesga hasta el doble de la multa original”, puntualizó la jefa regional de la SMA, Tania González.

Para mayores detalles, acceda al proceso sancionatorio en Sistema Nacional de Información de Fiscalización Ambiental (SNIFA).

Lea también >> Grupo Angelini advierte impactos del cambio climático