El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) fundó la mesa operativa para la implementación del reglamento de la Ley de Caletas, convirtiendo a esos espacios del litoral en polos de desarrollo económico y productivo. El objetivo planteado para este año por Alicia Gallardo, directora nacional del Servicio, es poner en marcha a las primeras siete caletas de cinco regiones que parten en Camarones, de Arica y Parinacota, y terminan en Melinka, de la región de Aysén.

Para la institución y sus 1.200 funcionarios, el reglamento es tremendamente valioso, porque permite ayudar a los pescadores de estas caletas a administrar su territorio y mostrar al resto del rubro que esto se puede hacer y que va en su directo beneficio.

La norma permite destinar las caletas a los pescadores organizados por espacio de treinta años, de modo que puedan desarrollar allí actividades tan variadas como el turismo, la gastronomía, la venta de artesanías o la administración de estacionamientos, sin alterar su forma de vida ni el valor cultural de esos espacios tradicionales.

La Unidad de Gestión Territorial de Sernapesca ya estaba trabajando con la Autoridad Marítima, Directemar, y la Subsecretaría de Fuerzas Armadas y su equipo técnico especializado. Pero ahora potenciaron formaron una mesa con acciones concretas, cortas y a mediano plazo.

A lo largo del país existen 465 caletas reconocidas en la nómina oficial de caletas, donde laboran más de 90.000 pescadores artesanales. De ellas, ya hay 95 caletas que se han acogido a la Ley, 60 con decreto de concesión otorgado y 35 con solicitud de concesión en trámite.

Alicia Gallardo señaló que “esto indica el compromiso que tiene Sernapesca con la implementación de la Ley de Caletas, y permite avanzar en las primeras destinaciones y en los primeros planes de administración, para que sean un ejemplo a seguir por el resto de los pescadores y podamos cumplir con la diversificación productiva del pescador y el agregar valor a su labor en la caleta”.