Entre el 16 y el 29 de octubre, el buque científico (B/C) “Cabo de Hornos”, en conjunto con 27 miembros del Comité Oceanográfico Nacional (CONA) y personal del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA), se encontrará desarrollando un crucero de investigación en el estrecho de Magallanes.

Este crucero denominado “CIMAR 25 Fiordos” se inició el 23 de septiembre en Valparaíso y finalizará el 2 noviembre en la misma ciudad. Tiene dos importantes objetivos: en la primera etapa está viendo las floraciones de algas nocivas (FANs, también conocidas como blooms o más popularmente como marea roja) y la segunda, que se realiza en la región, estudia por primera vez la investigación geológica del fondo submarino.

Lea >> En Chile se llevará a cabo inédito estudio sobre algas nocivas

En la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, el buque recorrerá los sectores comprendidos en la boca oriental del estrecho, específicamente desde la segunda angostura hasta el paso Tamar.

Para el jefe de la expedición científica y profesor de la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad Católica de Valparaíso, Eduardo Quiroga, y quien participó en la primera parte, la investigación de los océanos es fundamental no solo para los científicos, sino que también para el mundo completo. “El desarrollo de nosotros como humanidad va muy ligado al del océano. Solo conocemos un 7% de lo que hay y hacer esta investigación es un deber. Esto también porque las fuentes de alimentación y la fuente de la medicina del futuro no tan lejano está en el mar”, aseguró.

En tanto, el intendente de la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, José Fernández, extendió los agradecimientos a lo «desarrollado por la autoridad marítima» y destacó que «es de suma importancia y un gran aporte para la ciencia y para el país lo que se realiza en el ‘Cabo de Hornos'».

«Este es uno de los cinco buques científicos más modernos del mundo y la tecnología que se puso al servicio del buque no solo es un aporte para la hidrografía, sino que también para la pesca, la geología marina, las columnas de agua, entre otros temas, que sin duda serán un aporte para la región», afirmó el comandante en jefe de la Tercera Zona Naval, contraalmirante Ronald Baasch.

En cuanto a la segunda etapa de investigación que se inició el martes 15 de octubre, el comandante del “Cabo de Hornos”, capitán de fragata José Cabezas, comentó que “el trabajo consiste en el estudio del fondo marino y la estructura geológica, que requiere otro tipo de herramientas que también posee el buque”.

El estudio será liderado por investigadores del Departamento de Geología de la Universidad de Chile, quienes están orientados a conocer aspectos sobre ocurrencia y recurrencia de aluviones en el sector de Punta Arenas, el comportamiento y actividad reciente de la falla de Magallanes-Fagnano que pueda generar actividad sísmica, y la existencia y distribución de recursos minerales en la zona austral.