Intensa fue la jornada de este martes 5 de noviembre en Quellón (región de Los Lagos). Autoridades sectoriales –por ejemplo, representantes del Ministerio de Economía y la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura– viajaron hasta la zona para intentar destrabar las manifestaciones, tomas y cortes de camino que se habían estado produciendo por más de dos semanas y que tenían bloqueado el acceso a la comuna, complicando la operación de la industria salmonicultora.

Según lo informado, durante el día de ayer los manifestantes se reunieron con las autoridades -entre las cuales también figuraba el alcalde, Cristian Ojeda- y representantes de la industria del salmón, logrando que los pescadores artesanales que se mantenían movilizados depongan sus acciones. Incluso, se firmó un acuerdo con los hombres y mujeres de mar. Los estudiantes que participaban en las tomas también se bajaron, lo cual fue celebrado por los alrededor de 5.000 trabajadores salmonicultores que esperaban que se pueda retornar a la normalidad.

Pero no todo fue color de rosas. Si bien el grueso de quienes mantenían paralizado a Quellón llegó a acuerdo, quedó un grupo de alrededor de 20 personas que hasta horas de la tarde y noche de ayer mantenía cortada la ruta San Antonio. No obstante, se esperaba que pudieran ser desalojados, con el fin de acabar totalmente con la paralización.

“La idea es que este miércoles las plantas de proceso inicien sus actividades de manera normal. Se supone que las instituciones tienen que dar garantías para que eso suceda”, comentó a AQUA.cl la vocera de la Coordinadora Nacional de la Industria Salmonera y Ramas Afines, Marta Oyarzo.

De acuerdo con la dirigenta, la situación “ha afectado a muchos trabajadores. De hecho, 450 fueron desvinculados, aunque estaba el compromiso de volver a contratarlos una vez que se vuelva a trabajar. Además, cada organización sindical tendrá que conversar con su empresa para llegar a un acuerdo en cuanto al pago de los días no trabajados. Apelamos a la buena fe, a la voluntad y al diálogo entre empleadores y trabajadores, para llegar a consenso”, sostuvo la representante gremial.

Marta Oyarzo añadió que “mi llamado ha sido siempre –a la industria, a la comunidad, a las organizaciones sindicales y sociales– que tratemos de buscar acuerdos con cordura, que aprendamos de las situaciones que ocurren y que cuando haya problemas no nos afectemos entre nosotros mismos. Aquí somos todos vecinos de Quellón y estas cosas no ayudan en nada; nadie gana. Por eso, cuando tengamos diferencias, seamos capaces de dialogar y avanzar en nuestros temas”. También destacó la labor de numerosos trabajadores y dirigentes que ayudaron a que la situación llegue a buen término.

En horas de la noche, el seremi de Economía, Francisco Muñoz, confirmó que tanto pescadores artesanales, como quienes conforman la «Mesa de Acción Social» depusieron las movilizaciones, aunque persistía un pequeño grupo que aún se mantenía movilizado.

Fotos: Marta Oyarzo