Recientemente, nuestro medio recibió una carta enviada por Manuel Guajardo Torres, presidente de la Asociación de Armadores Pesqueros de Naves Menores Artesanales de Arica e Iquique (Asoarpes), y Andrés Ramos, presidente de la Asociación de Armadores Artesanales de Mejillones (Asoarmej), en respuesta a la misiva publicada por nuestro medio, firmada por el pescador y armador artesanal, Sergio Guarache, publicada el pasado 11 de noviembre.

En la misiva, los dirigentes artesanales manifiestan no sentirse representados por Sergio Guarache. “Nosotros, que desembarcamos más del 65% de los recursos pesqueros de la XV, I y II regiones y que trabajamos con más de 800 personas, él no nos representa, dado que tenemos nuestras propias organizaciones”, expresaron. También expresaron los siguientes puntos, que reproducimos a continuación:

“Primero, queremos dejar establecido que compartimos las demandas sociales que se han manifestado en la calle durante este último mes, respecto a la injusticia social, a los privilegios de unos pocos, la corrupción, la colusión y la evasión.

Segundo, desmentimos lo que señala el Sr. Guarache, respecto de que ´el Gobierno de Sebastián Piñera quiere implementar un sistema llamado Régimen de Extracción Artesanal que tiene por objetivo entregar los recursos pesqueros solo a los cuatro armadores artesanales más poderosos del norte del país´. Primeramente, el régimen se denomina Régimen Artesanal de Extracción (RAE) y se encuentra en la Ley General de Pesca y Acuicultura desde hace más de 15 años, el cual ha sido implementado desde hace mucho tiempo en la zona sur de Chile y en el norte chico, como una forma de administrar de mejor forma los recursos pesqueros. Si ustedes consultan a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, ellos pueden confirmar lo que planteamos. Por lo tanto, las palabras del Sr. Guarache son mal intencionadas y claramente tienen un sesgo político, lo cual no compartimos.

Respecto de este régimen RAE, efectivamente, nuestras organizaciones llevan más de dos años tramitando una solicitud para establecer esta iniciativa solamente para el recurso anchoveta en nuestras regiones, con el objeto de administrar de mejor forma la cuota establecida para esta zona norte y, asimismo, proteger nuestro recurso pesquero de naves artesanales provenientes de la zona sur y que han estado llegando al norte desde hace algún tiempo.

Es importante señalar que este régimen no deja fuera a ninguna embarcación de esta zona norte que esté operando actualmente en el recurso anchoveta, es decir, desmentimos tajantemente lo que señala el Sr. Guarache cuando dice ´dejando de lado a los más de 200 armadores artesanales más pequeños de Arica, Iquique y Antofagasta´. Esto porque la Subpesca analizó los desembarques de todas las embarcaciones artesanales de las regiones XI, I y II que desembarcaron el recurso anchoveta los últimos diez años, por tanto, todas las embarcaciones que han operado sobre esta especie están consideradas.

Tercero, queremos dejar establecido que llevamos más de 30 años trabajando con el poder comprador de nuestro recurso anchoveta en esta zona norte, que es la empresa Camanchaca y la empresa Corpesca, con lo cual nos hemos desarrollado como sector pesquero y alimentado a nuestras familias. Cabe señalar que actualmente no existe otro poder comprador de nuestros recursos en esta zona y, si nos preguntan, claro que sería bueno contar con más competencia. Sin embargo, a la fecha hemos trabajado de buena forma con las actuales compañías, quienes, por ejemplo, nos entregan algunas ayudas como el combustible e insumos, lo cual nos ceden y nosotros después lo pagamos con pesca. Por otro lado, en cada momento estamos generando alternativas para mejorar nuestro trabajo y la protección de los recursos pesqueros, como, por ejemplo, las vedas voluntarias que realizamos los artesanales junto a los industriales, que en muchos años dichos periodos voluntarios son mayores a los periodos de vedas establecidos por la propia autoridad; la coordinación para salir de aquellas zonas donde existe recurso bajo talla; y el establecimiento de zonas de protección voluntarias donde ninguna embarcación trabaja, con el objeto de proteger el recurso; entre otras medidas.

Cuarto, respecto de la actual Ley de Pesca, queremos dejar establecido que a nuestro entender esta no se debe anular; solamente se deben modificar o derogar los artículos en conflicto. Sin embargo, sabemos que otros pescadores se han manifestado por la anulación y están en su derecho a señalarlo. Nosotros entendemos que la actual Ley de Pesca posee una serie de artículos que benefician la sustentabilidad del sector pesquero, por tanto, anular este cuerpo legal traería mayores problemas, dada la incertidumbre jurídica de mantener vigentes dichos artículos y todas las iniciativas, reglamentos y decretos establecidos en base a la actual legislación. Por ejemplo, cómo no va a ser beneficiosa la creación de los Comités Científico-Técnicos, los Comités de Manejo, el establecimiento de protección de la primera milla para embarcaciones pequeñas, el seguro de vida para el pescador, la creación de la Comisión Nacional de Acuicultura, los deberes para al sector artesanal (patente, posicionador satelital, certificación de captura), la creación del Indespa, y el fortalecimiento del IFOP; entre otros.

Entendemos que en el sector pesquero artesanal regional y nacional existe diversas opiniones respecto a temas abordados anteriormente y nos parece adecuado que así sea; pero no podemos aceptar que otras personas se atrevan a representarnos y poner en nuestra boca palabras y opiniones que no compartimos”.