Este lunes 16 de diciembre, se realizó en Puerto Montt (región de Los Lagos), la inauguración del pontón “P20”, construido por Astilleros Ascon y que prontamente comenzará a prestar servicios en el centro de cultivo de salmónidos “Chumildén” -ubicado en la zona de Ayacara- perteneciente a Ventisqueros.

De acuerdo con lo explicado por el administrador de Astilleros Ascon, Javier Tapia, se trata de un “pontón de última generación con una capacidad de almacenamiento de alimento de 520 toneladas” que, sin duda, está marcando un precedente respecto de los artefactos navales que se requieren para el futuro.

El ejecutivo destacó que la inauguración de este pontón se da un momento especial para Ascon, puesto que este año la compañía cumple 20 años prestando servicios relacionados con estructuras flotantes y embarcaciones. Además, “este es el casco número 100, es decir, el artefacto naval (confeccionado en acero) número 100 que construye la empresa”.

Entre las bondades de esta estructura destaca que posee 300 m2 de habitabilidad, con camarotes para que 19 personas puedan dormir cómodamente. Además, considera espacios comunes amplios y confortables, gimnasio y una gran cocina con disponibilidad para 20 personas. Además, cuenta con paneles y tabiquería naval con características ignífugas, es decir, que retarda el avance del fuego en caso de incendio. Las puertas también son navales, con un sistema de escape especial en caso de siniestro.

De igual forma, “cuenta con baños modulares full equipados, sistema de achique con 12 bombas automáticas, panel centralizado de alarmas y medición de niveles de agua y combustible de los estanques, además de una alarma de ácido sulfrídrico en los estanques de ensilaje”, de acuerdo con Javier Tapia.

Asimismo, las tapas de los silos se abren de manera automática, con control remoto, y posee un sistema elevador de la mortalidad desde la embarcación hasta la sala de ensilaje (incorporada al pontón). De igual forma, cuenta con una proa redondeada, lo que es considerado de gran ayuda para zonas de mayor exposición. “Son pequeñas innovaciones tecnológicas que el astillero ha ido desarrollado junto con el cliente, con el fin de ir mejorando”, añadió el ejecutivo.

Otro aspecto que destaca es que todo el equipamiento se encuentra al interior del pontón, lo cual permite que, cuando hay mal tiempo, se pueda recorrer el artefacto, de proa a popa, desde el interior, sin necesidad de salir a cubierta. Esto se considera de alta importancia en términos de seguridad del personal.

Centro de alta exposición                           

El gerente de Operaciones de Ventisqueros, Sergio Vargas, comentó que el centro Chumildén, hacia donde va este pontón, “es uno de los más expuestos de la industria; levanta olas que pueden alcanzar los 4 metros y por eso diseñamos un artefacto que pudiera resistir corrientes y vientos fuertes. Con estos pontones, le estamos dando uso a concesiones que no se utilizaban -o se hacía muy poco- debido a condiciones de mucha energía. Esto pasa a ser una solución a ese problema”.

Añadió que, además de la seguridad, “pensamos mucho en la comodidad de los trabajadores. Quisimos dar un sentido de equidad también, pues todos los camarotes son amplios, más amplios que la media, así como también se implementaron salas de estar de muy buen nivel”.

Por su parte, Alexis Bolados, gerente de Farming de Ventisqueros, sostuvo que “este pontón P20 es el tercero en su serie y poseedor de los más altos estándares de seguridad, habitabilidad y tecnología de la industria nacional”. Añadió que con su completa implementación “quisimos dar las mejores prestaciones a la tripulación expuesta a un ambiente altamente desafiante, como son los centros de cultivo de bahías abiertas, ubicados en zonas de alta exposición a oleajes, corrientes y vientos. Las dos unidades previas han demostrado un alto desempeño en estas condiciones de operación difíciles, ofreciendo máxima seguridad a sus tripulaciones”.