Este martes 7 de enero, la Sala del Senado rechazó la idea de legislar sobre el proyecto de reforma constitucional que pretende consagrar las aguas del país como un bien de uso público. La iniciativa recibió 24 votos a favor y 12 en contra, por lo que no podrá seguir su tramitación.

LEA >> Senadores oficialistas rechazan consagrar el agua como un bien de uso público en la Constitución

En ese marco, el director de Greenpeace en Chile, Matías Asun, enfatizó que «es una vergüenza nacional que en medio de una crisis hídrica, el Senado rechace votar que el agua sea para el consumo humano de todos los chilenos y siga priorizando por sobre nuestra población. Con esto, hoy existe mayor protección al derecho de aprovechamiento de aguas y su carácter de propiedad privada, que la obligación de priorizar sus uso de acuerdo a lo que consideramos más relevantes, acceso humano y ecosistémico. Es decir, el agua que utiliza un palto o un eucalipto se encuentra protegido por la Constitución y no así las personas y los ecosistemas que dependen de su acceso. Y Chile se encuentra en el puesto número 18 mundial en el ránking de riesgo de emergencia hídrica. Impedir este debate, entonces, es atentar contra la vida».

LEA >> Alertan que Chile está a un puesto de ingresar al grupo de los 17 países más afectados del planeta

Quórums que establece la actual Constitución

Este proyecto se encontraba desde el 2008 en el Congreso, y tras once años, se realizó su votación alcanzando en el Senado 24 votos a favor contra 12 para tratar el tema, sin embargo, no se logró el quórum constitucional necesario de ⅔, razón por la cual se rechazó la iniciativa.

Ante esto, Asun dijo que «este es un ejemplo clarificador de la necesidad de contar con una nueva Constitución que permita que estos proyectos avancen. Hoy, aunque es una gran mayoría a favor, no obtuvo los dos tercios que exige la Constitución actual, para seguir tramitando».

«Después de una década se vota este proyecto rechazando la idea de siquiera discutirlo, bloqueando el debate de un proyecto que trate esta materia por más de un año. Todo esto, mientras una laguna completa como Aculeo se seca, 56 comunas terminan con decreto de escasez hídrica en Chile, 400.000 chilenos recibiendo agua por camiones aljibes y casi el 50% de los municipios del país está distribuyendo alguna ayuda en agua a través de camiones. Una vergüenza nacional lo que han hecho los miembros del Senado que rechazaron la iniciativa, amparándose en los quórum especiales para mantener las cosas como están, en crisis hídrica», subrayó Asun.

*Fuente de la foto destacada (de contexto): Fundación Chile.