Tras la crisis asiática que azotó a gran parte del mundo en 1998, el emprendedor Egon Kiessling (en la foto), propietario de Plus Industrial, se enfocó en un rubro que había sido poco explotado en Puerto Montt (región de Los Lagos): el de las lavanderías.

“Las lavanderías comerciales que existían en aquel tiempo no daban el ancho que uno buscaba, la ropa no quedaba bien, no había información, no había registro ni data, y aquí vi una gran oportunidad”, comenzó diciendo el empresario.

De esta manera, la lavandería Plus Industrial empezó a funcionar como un emprendimiento, enfocándose desde un inicio en las personas, centrada en brindar un servicio de excelencia, mostrar una imagen moderna y entregar rapidez y calidad en todos los procesos.

Tras los buenos resultados obtenidos por la lavandería, el sector salmonicultor comenzó a confiar en su servicio y, al poco tiempo, el negocio, enfocado en sus inicios a las personas, dio un giro rotundo y pasó a atender en más de un 98% a la industria y en un 2% a público en general, lavando actualmente 150 toneladas de ropa al mes, siendo un gran porcentaje de lo procesado ligado al rubro salmonicultor.

Plus Industrial y la familia salmonicultora

Egon Kiessling ha visto crecer a una de las 4.000 pequeñas y medianas empresas (pymes) que han nacido y se han desarrollado en el sur-austral de la mando de la salmonicultura. Las plantas de proceso de salmón tienen una relación con Plus Industrial desde hace 20 años y esta última se ha transformado en un aliado estratégico en la cadena de valor de la industria salmonicultora.

Hace más de diez años, esta empresa generó además un exitoso modelo de arriendo de ropa. “Nos dimos cuenta de que siempre hemos estado innovando para generar valor a nuestro servicio”, recalcó Kiessling, gerente general y dueño de Plus Industrial. Fue así como visibilizó una serie de necesidades en vestuario industrial, principalmente en el sector acuícola.

Así nacieron las principales innovaciones de la empresa, como la escafandra integrada a la cotona de los operarios de las plantas de proceso de salmón, entre otras. Esta capacidad de innovar vino de la mano con la preocupación por el cuidado del medio ambiente y, con ello, el diseño y desarrollo de prendas reutilizables que reemplacen a las pecheras de polietileno usadas por los trabajadores. “Con esta innovadora prenda buscamos reducir el uso del plástico en la industria”, subraya Kiessling.

Una de las grandes ventajas de Plus Industrial es que la innovación proviene de sus mismas oficinas, lavanderías industriales y talleres de confección. “Esto nos permite estar en búsqueda de la excelencia siempre. Nos reunimos con el personal y vemos entre todos cómo solucionar diferentes problemas de la industria y llegamos a una solución en conjunto; aquí todos aportan desde su expertise”, afirmó Egon Kiessling.

300 toneladas menos de plástico

Hace tres años y bajo el alero de la marca Plus industrial, surgió Plus Innova, una nueva área de innovación que ha trabajado en una prenda única para la industria alimentaria, llamada “Capa Plus”. Entre sus características están que es lavable, confortable, respirable y no ocupa plásticos.

“Las industrias de alimento, en general, utilizan mucho plástico en las pecheras, donde hay veces que los operarios utilizan dos o tres al mismo tiempo. Nuestra prenda de Plus Innova ha evitado todo este plástico. Es una prenda única e inocua, que puede ser reutilizada varias veces en la mismas jornada. Gracias a esta innovación hemos reducido en más de 300 toneladas el uso de polietileno”, aseguró Kiessling.

“Capa Plus” se encuentra en diferentes plantas de proceso de alimentos y ha podido sustituir, aparte del plástico, el velcro y ha evolucionado en una prenda de trabajo mucho más confortable, además de que es capaz de soportar sobre 200 ciclos de lavado.

Este desarrollo comenzó como una innovación para la industria salmonicultora, pero ahora busca traspasar estos límites y posicionarse en diferentes actividades productivas.

“Capa Plus” se encuentra patentada como una innovación del sur de Chile, que busca traspasar las fronteras del país. Esto es valorado y reconocido por SalmonChile, el principal gremio que reúne a las empresas salmonicultoras. “La salmonicultura nace gracias al tesón de nuestros vecinos del sur-austral. Este es un ejemplo más de cómo, a través de la innovación y el trabajo conjunto, podemos tener una industria más sustentable y enfocada en respetar el medio ambiente”, expresó el director territorial de SalmonChile, Tomás Monge.