La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) adoptó medidas provisionales en contra de la empresa Salmones Antártica S.A., titular de los centros de engorda de salmónidos (CES) «Quenaq-Huilque», «Taucolon» y «Butachauques», tras detectar eventos de mortalidad masiva en dichas instalaciones ubicadas en la comuna de chonchi, provincia de Chiloé, región de Los Lagos.

«En este caso, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) informó el día 23 de enero del presente período a esta Superintendencia, sobre la superación del 80% de capacidad de almacenamiento de la mortalidad en los tres CES mencionados, además de una clara deficiencia en los procedimientos de manejo de este tipo de eventos, manteniendo mortandad en descomposición al interior de las balsas-jaula», subrayó la SMA.

Este hecho puede provocar propagación de enfermedades de alto riesgo, afectando a especies nativas con su consecuente pérdida de biodiversidad, entre otros impactos negativos para la fauna del lugar.

Por lo anterior, la SMA ordenó las siguientes medidas provisionales a Salmones Antártica: retirar la mortalidad flotante y existente en el fondo de las jaulas de los tres CES anteriormente individualizados. Esta medida deberá adoptarse en forma inmediata desde que sea notificado el presente acto; disponer en forma segura de las mortalidades de los tres CES anteriormente individualizados. Medida que también deberá adoptarse en forma inmediata desde que sea notificado el presente acto; remitir un informe diario del retiro de la mortalidad en cada uno de los tres CES individualizados, detallando las actividades con los respectivos medios de verificación georreferenciados (fotografías), y las naves usadas para dicho efecto. Lo anterior, por un plazo de siete días hábiles contados desde la notificación del presente acto; remitir un informe diario de la disposición final de la mortalidad de cada uno de los tres CES individualizados. Se deberá entregar un certificado de recepción de la mortalidad emitido por el lugar de destino final que incluya las toneladas; y también remitir informes diarios de la situación del fondo marino mediante uso de ROV (acrónimo del inglés Remote Operated Vehicle, vehículo operado a distancia) con puntos georreferenciados, bajo las jaulas y la concesión, para cada uno de los CES individualizados. «Estos informes deberán ser enviados hasta que se cumpla un plazo de 15 días hábiles contados desde la notificación del presente acto», cerró la SMA.