Aunque se ha demostrado que el hierro es un elemento vital para el desarrollo de organismos vivos, los altos niveles de este elemento pueden afectar la función normal de diferentes procesos biológicos, incluida la respuesta inmune.

Es así como los investigadores V. Valenzuela Muñoz, D. Valenzuela Miranda, A. T. Gonçalves, B. Novoa, A. Figueras y C. Gallardo-Escárate, del Centro Interdisciplinario de Investigación en Acuicultura (INCAR, por su sigla en inglés), del Laboratorio de Biotecnología y Genómica Acuática -ambos ligados a la Universidad de Concepción de Chile, UdeC- y del Instituto de Investigación Marina del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), elaboraron un estudio que tuvo como objetivo caracterizar los cambios transcripcionales en el salmón Atlántico (Salmo salar) durante la exposición a la sobrecarga de hierro, evaluando la susceptibilidad a la infección bacteriana.

A los peces se le inyectó 1 o 5 mg de dextrano de hierro y un quelante de hierro (DFOM), y posteriormente se lo desafió con la bacteria intracelular Piscirickettsia salmonis, agente etiológico del Síndrome Rickettsial Salmonídeo (SRS).

Luego, se evaluaron los niveles de hierro en plasma y las respuestas transcripcionales de la cabeza, el riñón, el hígado y el bazo durante los procesos de infección.

«El transporte de hierro, la respuesta al estrés oxidativo y los genes relacionados con el sistema inmunitario se modulan fuertemente en individuos expuestos al metal. Los peces sobrecargados con hierro mostraron una regulación negativa significativa de los genes CD83, IL-17, IL-1, receptores tipo Toll, inmunoglobulina y receptores de células T, lo que sugiere un efecto nocivo general sobre el sistema inmune. Además, el análisis histopatológico evidenció que las sobredosis de hierro pueden aumentar fuertemente los signos clínicos durante la infección por P. salmonis«, subrayan los científicos en su investigación.

En particular, los peces expuestos a 1 mg de hierro e infectados con P. salmonis evidenciaron una alta mortalidad y carga bacteriana. A su vez, este grupo mostró una regulación negativa significativa de los genes relacionados con el sistema inmune en comparación con los peces con 5 mg de hierro. Además, el salmón Atlántico inyectado con sal de mesilato de deferoxamina (DFOM) mostró una alta tolerancia a la infección por P. salmonis y un aumento de la expresión de IL-1b, lo que sugiere una activación de la respuesta de las citocinas.

«Estos resultados sugieren que la sobrecarga de hierro altera la respuesta inmune de los peces, aunque no depende de la dosis, y cuando se inyecta un quelante, los peces presentan una mayor resistencia a P. salmonis«, puntualizan los investigadores, añadiendo que «este estudio revela nuevas ideas sobre la modulación del sistema inmune del teleósteo por la disponibilidad de hierro».

Presione aquí para acceder al artículo científico.

*Créditos de la foto destacada (de contexto): Patricio Bustos.