Día Mundial de la Acuicultura

Hoy viernes 30 de noviembre, se celebra el día mundial de esta actividad llamada a abastecer al mundo de alimentos acuáticos que ya no podrán ser provistos por la pesca tradicional, cerrando la brecha entre la demanda creciente y una oferta que solo puede aumentar basada en la acuicultura. Un día en que deberíamos meditar acerca de la enorme y decisiva importancia de la acuicultura para el futuro de la humanidad y en la oportunidad que ello representa para Chile, que goza de extraordinarias condiciones naturales para su desarrollo y una vasta experiencia en toda la cadena de valor y en actividades relacionadas.

Chile se cuenta entre los países líderes mundiales, no solo por su posición en la producción de salmónidos y mitílidos, sino tambien por el desarrollo de capacidades humanas, tecnológicas, comerciales y de gestión que lo posicionan entre los actores más avanzados del planeta. Este día sorprende a miles de académicos, profesionales y técnicos chilenos desenvolviéndose en numerosas naciones de todos los continentes, contribuyendo al despegue acuícola en esos lugares.

En este día se están consumiendo productos acuícolas chilenos en más de 70 países del mundo, sin que la distancia haya sido un obstáculo para penetrar mercados muy distantes. En este día podemos observar cómo cientos de proveedores de servicios atienden clientes y llevan sus productos también hasta mercados muy diversos y lejanos. Y en este día asisitirán a sus clases, prácticas y laboratorios estudiantes de posgrado que ya no tuvieron la necesidad de ir a universidades extranjeras para sus maestrías o doctorados porque las capacidades formadas en los últimos años, permiten que los realicen en Chile al más alto nivel, junto con cientos de estudiantes que provienen de otros países, atraídos por la oferta robusta en ciencia, tecnología y gestión de nuestro país.

En el Día Mundial de la Acuicultura es bueno que reflexionemos junto a miles y miles de familias que viven de la acuicultura y las operaciones relacionadas, en sus beneficios y proyecciones y que entendamos como sociedad que, más allá de inconvenientes propios del desarrollo de toda industria de esta magnitud, hay esfuerzos y logros indesmentibles que nos han llevado a este liderazgo reconocido en el mundo entero. No ha sido fruto de la casualidad, detrás de esto ha habido trabajo, estudio, perseverancia, y también cada día, más apertura para introducir cambios que la hagan más sostenible, cercana y respetuosa con sus vecinos y el entorno.

En el Día Mundial de la Acuicultura pensemos en la responsabilidad que tenemos para sostener un liderazgo responsable, pero que no debe desaprovechar la oportunidad de satisfacer necesidades crecientes, con inteligencia, eficiencia y fuerte capacidad de innovación.

Feliz día a los hombres y mujeres que trabajan en esta actividad a lo largo del país.