Los alcances del programa estratégico “Salmón sustentable”

En el marco de la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento del Gobierno de la Presidenta Bachelet, Corfo ha puesto en marcha un conjunto de programas estratégicos en el país. Estos consisten en un esfuerzo dirigido a sectores nacionales que presentan ventajas comparativas y en las que la colaboración público–privada puede contribuir a la superación de brechas que impiden o retardan la expresión de toda la potencialidad de crecimiento de estas industrias.

Hay programas nacionales que corresponden a sectores transversales, como tecnologías de la información y turismo, entre otras; también los hay regionales, que corresponden a industrias relativamente circunscritas a una región dada, como los mejillones en la Región de Los lagos y, finalmente, los hay mesoregionales, que expresan fundamentalmente clusters o encadenamientos productivos que tienen lugar en un territorio que trasciende una región. Tal es el caso del programa “Salmón sustentable”, a través del cual Corfo espera contribuir al cierre de las brechas fundamentales para un crecimiento sostenible de esta industria.

La industria salmonicultora ha tenido un crecimiento notable y que hoy involucra e impacta a las regiones de La Araucanía, Los Lagos, Aysén y Magallanes, generando un conjunto de actividades que giran en torno a ella. Esta espectacular evolución y aumento de la complejidad industrial no ha estado libre de eventos negativos de diferente índole dentro de los cuales destacan los sanitario–ambientales y comerciales. Hacia el futuro es también evidente la exigencia de los mercados en materia de buenas prácticas demostrables, no solo en materias ambientales y de la salud y bienestar de los peces, sino además en conductas sociales, vinculadas a la comunidad y los trabajadores.

El programa espera contribuir a que esta industria alcance un desarrollo que profundice el respeto al medio ambiente y las comunidades, a la vez que desarrolle y adapte conocimientos y tecnologías para alcanzar un desarrollo que la distinga y sostenga. En esa perspectiva es necesario identificar las brechas y oportunidades que permitan establecer una hoja de ruta para superarlas, en el marco de una gobernabilidad público–privada, en la que deben estar representadas la industria, el Estado, la academia y la comunidad, con el claro enfoque de alcanzar soluciones consensuadas respecto de los problemas identificados como prioritarios.

Los alentadores resultados que generó en el pasado un programa territorial integrado o PTI, liderado por Corfo e Intesal, permiten esperar con optimismo este nuevo esfuerzo de mayor amplitud. Corfo estará presente con todas sus herramientas y capacidades para colaborar en un futuro industrial más sólidamente fundado en el conocimiento, tecnologías y buenas prácticas, de forma de avanzar con menos sobresaltos hacia la industria sostenible a la que todos aspiramos.