#NoDaLoMismo

Suena a frase cursi “marketera”, lugar común y casi sin mucho peso ni sentido, pero a la hora de hablar de reciclaje, medio ambiente y sustentabilidad la cosa cambia, y asoma relevante contingente y con unas implicancias enormes.

No da lo mismo lo que uno compre como consumidor, ya sea un yogurt en bolsa o un yogurt en vaso, pues aunque usted no lo crea uno es reciclable de forma simple, el otro no.

No da lo mismo como yo bote -o disponga- mis residuos domiciliarios, en bolsas segregadas y relativamente limpias, o no; el material sucio y mezclado inviabiliza cualquier proceso eficiente de reciclaje y valorización.

No da lo mismo que el municipio y la empresa de basura mezcle todos los residuos en basureros comunes y vertedero común; obviamente se pierde la segregación y trazabilidad de los residuos.

No da lo mismo que la empresa en la que usted trabaja no haga reciclaje, y si lo hace entregue sus residuos sin saber con certeza dónde van a terminar.

No da lo mismo que el reciclador/valorizador tenga o no resolución sanitaria, asegurando el proceso y/o destino de los residuos.

No da lo mismo que usted como ciudadano conozca o no la Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor) y las implicancias generales que tiene para orientar su consumo responsablemente.

No da lo mismo pensar que uno nada tiene que aportar en términos de sustentabilidad y reciclaje, y convencerse que lo que yo haga no se va a notar.

En resumen, al hablar de sustentabilidad, medio ambiente y reciclaje, no da lo mismo mi decisión individual respecto a qué, cómo, dónde, con quién reciclo. El valor que cada uno tiene como trabajador, pensionado, empresario, estudiante y contribuyente es de tal peso que puede en un dos por tres viabilizar procesos de reciclaje y sustentabilidad que ya existen y empujar a las instituciones y empresas a responsabilizarse.

En temas de sustentabilidad y medio ambiente cada uno de nosotros tiene el poder. Sea consciente, ocúpelo, elija bien y a conciencia, porque #NoDaLoMismo