Salmones Austral –salmonicultora que emergió en 2013 luego de la fusión de Trusal y Salmones Pacífic Star– es una empresa que tiene una larga historia en torno a la producción de salmón coho (Oncorhynchus kisutch), manteniendo en los últimos años, una producción estable en torno a las 15.000 toneladas, la cual es ofrecida a clientes, principalmente japoneses, que se han mantenido fieles durante los últimos años.

¿Por qué la compañía ha puesto tanto interés en esta especie? De acuerdo con el gerente general de Salmones Austral, Gastón Cortez, la razones de enfocar esfuerzos en la producción de coho tienen que ver más con temas comerciales que con las bondades que puede presentar este salmónido en términos sanitarios o productivos.

“En Salmones Austral nos hemos preocupado de construir estrechas relaciones con nuestros clientes y eso nos ha creado una demanda anual que es la que define nuestro nivel productivo”, manifiesta el ejecutivo. Acota que, en el caso de su empresa, no se han observado grandes diferencias entre la producción de salmón coho y salmón Atlántico (Salmo salar). “Los resultados productivos del coho siguen los mismos patrones que otras especies, y cuando se observan crecimientos exacerbados en los volúmenes producidos, hemos visto también complicaciones sanitarias”, destaca.

Hay quienes sostienen que Chile debe aumentar los esfuerzos por producir salmón coho, que se supone que presenta mejores resultados productivos, en desmedro de la producción de salmón Atlántico, que mantiene importantes desafíos sanitarios. ¿Qué opina de aquello?

Creemos que si Chile reemplaza su producción de otras especies hacia el salmón coho, o cualquier otra, el efecto sobre el performance sanitario se verá igualmente afectado, como ya lo hemos visto en el pasado.

En el caso de Salmones Austral, ¿cuáles son los principales mercados hacia donde se exportan el salmón coho? ¿Ha habido innovaciones en términos de destinos o presentaciones en los últimos años?

Además de Japón, nuestra empresa exporta salmón coho en diferentes presentaciones a otros seis a siete destinos. En cada uno de ellos ha habido un desarrollo específico, de acuerdo con sus necesidades locales, lo que determina el producto y su tipo de conservación.

En ocasiones, se asevera que el salmón coho es muy limitado para presentaciones como filetes o porciones. ¿Es así? ¿Cómo ha sido la experiencia de su compañía en este ámbito?

Nuestra empresa ha sido pionera y líder en el desarrollo de productos de valor agregado a partir de salmón coho. Cada uno de esos desarrollos ha sido llevado a cabo con tiempo y con una estrecha relación con nuestros clientes. De esa forma, hemos logrado tener una receta para cada producto, la cual no es única.

Estados Unidos es un gran mercado para el salmón chileno, pero, principalmente, para el Atlántico. Sin embargo, sabemos que hay empresas intentando llegar a ese mercado con salmón coho premium. ¿Cree que es posible introducir con mayor fuerza esta última especie en dicho destino?

Creemos que hay espacio para desarrollar aún más el mercado americano para el salmón coho y hoy existen varias iniciativas al respecto. En ese sentido, los esfuerzos que cada empresa está haciendo en forma individual a la larga irán en beneficio del salmón coho chileno. Además, creo que es una buena forma de proteger el mercado japonés.

En torno al salmón coho, también se comenta que su estacionalidad no permitiría venderlo fresco todo el año, tal como lo desean algunos mercados. A su juicio, ¿dónde la industria debería poner un mayor énfasis: en buscar ampliar el periodo de cosechas o introducir un nuevo modelo de comercialización frente a sus clientes?

Creemos que todos los modelos son válidos. Hoy en día, la demanda de salmón para todas las especies ha tenido un incremento importante en los mercados. El salmón coho puede ser un muy buen complemento del Atlántico, pero las necesidades son distintas para cada mercado de destino; son ellos los que deben definir la necesidad de desarrollo.

¿Cuáles son sus expectativas para el comercio de salmón, en general, para los próximos años? ¿Seguirá aumentando la demanda? ¿Cómo se posiciona Chile dentro de este esquema?

Vemos que la demanda se mantendrá en aumento. El salmón es un producto que gusta mucho y hemos visto que una vez que la gente lo conoce, lo sigue consumiendo. El desafío, ahora, es ampliar la cartera de países clientes para no presionar con sobre oferta a nuestros mercados actuales. Si logramos eso, creemos que aún existe un gran espacio para posicionar el salmón chileno.