Este año 2019, South Wind cumple 25 años. Son más de dos décadas de un serio y constante trabajo enfocado en el procesamiento y comercialización de productos del mar –principalmente a base de salmón– de alto valor agregado, con los cuales han podido llegar con éxito a diversos mercados internacionales y posicionándose con satisfacción también en el mercado nacional.

“Inicialmente, pensamos la empresa como una elaboradora de productos del mar que pudiese abastecer al mercado latinoamericano a base de subproductos de la industria salmonicultora, que en esos años era muy promisoria. En un principio, elaborábamos solo caviar de salmón, el cual rápidamente se comenzó a comercializar en países vecinos, como Perú, Ecuador, Argentina y Brasil”, recuerda Valeria Auda.

Soledad Parot, en tanto, comenta que, a pesar de comenzar solo con caviar, siempre estuvo la inquietud de avanzar en la línea de productos nuevos, prácticos y de alto estándar. “Fuimos tomando decisiones que se basaran en innovar con calidad en el ámbito de los productos del mar. Por eso, hemos invertido mucho tiempo y dinero en certificaciones internacionales, como ASC, HACCP y BRC. También hemos participado mucho en ferias, para ver qué es lo que quieren los consumidores alrededor del mundo”, afirma.

Hoy, South Wind tiene dos plantas de proceso en Santiago (región Metropolitana). Una en Quilicura, donde se procesan productos para los mercados internacionales; y otra en Pudahuel, concentrada en productos para el mercado nacional. Las dos instalaciones se complementan en términos de procesos productivos y de almacenaje y entre ambas suman más de 200 trabajadores.

En cuanto a comercialización, la firma mantiene varias líneas de productos, como salmón y trucha ahumados en frío y en caliente; carpaccios de salmón, ostión, pulpo y atún; caviares de lumpo, salmón y masago; y diversos productos del mar, como filetes frescos de salmón, mejillones, camarones ecuatorianos, ostiones y almejas julianas. Estos se comercializan en todos los países de América Latina, con alta presencia en Colombia, Perú, Ecuador, Costa Rica, El Salvador y Paraguay. De igual forma, la empresa está presente en Estados Unidos con marcas privadas para tres clientes, dos de ellos grandes ahumadores. También llega a la Polinesia Francesa y está incursionando este año en Asia, donde se espera tener buenos resultados.

“Estamos igual que al inicio, cuidando y haciendo crecer los mercados ya cautivos y siempre revisando alternativas de ingreso a nuevos destinos”, dicen las socias que, a continuación, relatan cómo han sido estos años trabajo en la agregación de valor a productos del mar y las perspectivas de South Wind a largo plazo.

South Wind es una empresa fundada por dos mujeres y compuesta también por un gran número de colaboradoras. ¿Ha sido algo natural o se propusieron darle un fuerte enfoque de género a este negocio?

VA: La empresa fue fundada por dos mujeres y la verdad es que, sin pensarlo mucho, se fue dando un equipo profesional mayormente femenino, con las cuales hemos logrado no solo permanecer en el mercado, sino que crecer cada año. Creemos que alcanzar el alto estándar de calidad que tenemos, así como un excelente nivel sanitario y de seguridad en nuestra plantas, se debe en gran parte a la acuciosidad y preocupación que nuestras colaboradoras dan a su trabajo.

SP: Ha sido lindo apreciar que el compromiso de nuestras mujeres no se da solo en el ámbito del trabajo, sino que también en mantener una comunidad de respeto, colaboración y preocupación por el bienestar del equipo y cada una de nosotras. Por supuesto que también tenemos hombres, los cuales se han ajustado a esta dinámica y no tengo dudas de que se sienten muy cómodos en este ambiente.

South Wind se ha destacado siempre por ofrecer productos diferentes y de alto valor agregado. ¿De dónde surgen estas ideas?

VA: La diferenciación y el desarrollo ha sido siempre una constante para South Wind. Cuando creamos la línea de carpaccios, era algo impensado para el mercado; tuvimos que realizar un largo trabajo para introducir y ampliar este concepto de finas láminas crudas al mundo del seafood. No obstante, estos productos se han convertido en un éxito sin precedentes, no solo en Chile, sino que en muchos países de Latinoamérica. Por otra parte, en la línea de ahumados, nuestra “rebanada perfecta” ha sido incorporada con satisfacción por elaboradores de platos preparados, restaurantes y todo cliente que necesita tener control de rendimiento y stock.

SP: Se puede destacar que detrás de estos desarrollos hay una premisa central, que es generar productos de alto valor agregado, saludables, de calidad, prácticos y que en el caso de nuestros clientes institucionales (canal Horeca), sean una solución altamente rentable para ofrecer a sus clientes.

En general, ¿los mercados valoran la oferta de productos de alto valor agregado como los que ofrece South Wind? ¿Les ha costado penetrar en algunos espacios?

VA: Nuestra política ha sido siempre trabajar con un solo recibidor por país y, en ese sentido, ha sido difícil y complejo encontrar al socio ideal en cada mercado. Nuestros productos son apreciados tanto en el retail como en el food service, por lo que la elección del socio es muy importante. Sin embargo, hemos encontrado clientes que han crecido junto con nosotros, a la par, por lo que la innovación ha sido resultado de las necesidades de cada mercado. La experiencia en Perú, por ejemplo, nos ha servido para proponer innovaciones en México y, la de Ecuador, la llevamos a Argentina. Las necesidades de cada mercado son similares, por lo que un acierto en Chile, por lo general, tendrá buena recepción en el resto de Latinoamérica.

Creo que lo más destacable ha sido nuestra capacidad de perseverar en términos de levantar todas las barreras paraarancelarias existentes entre los mercados que conforman Latinoamérica. Cada uno de los países, tanto grandes como pequeños, mantienen políticas de importación con altas barreras sanitarias, de rotulación y de denominación de origen y muy escasa homologación con nuestras entidades nacionales, lo que encarece y dificulta el ingreso de nuestros productos. Pero hemos trabajado para que ello no signifique una gran limitación.

Sabemos que South Wind está bastante presente también en el mercado nacional. ¿Qué tan relevante está siendo este nicho para ustedes?

SP: Somos muy fuertes en el retail, ya que hemos establecido buenas relaciones con las grandes cadenas. Actualmente, hacemos las marcas propias de las dos cadenas más grandes presentes en el país, desarrollándoles productos diferenciados a cada una de ellas. Podemos decir que somos los líderes de las categorías de ahumados y carpaccios.

Tenemos un equipo especializado para el retail, el cual mantiene una dinámica de ofertas e inclusión de nuevos productos constante en dicho mercado. Asimismo, tenemos un equipo enfocado en el canal Horeca, donde nos especializamos en hotelería y restaurantes de alta gama. Nuestras normas internacionales de producción y trabajo nos permiten postular y adjudicarnos las licitaciones más exigentes. De hecho, atendemos líneas aéreas, cruceros, grandes banqueteros e instituciones del Estado, entre otras entidades. Es un honor que cuando Chile es anfitrión de eventos tan importantes como la COP25, APEC, u otros, podamos estar presentes con nuestros productos.

Nuevas tendencias

Con el advenimiento de la era digital, la forma de vender está cambiando. En su compañía, ¿han incursionado o hay interés por avanzar, por ejemplo, en el e-commerce?

VA: Estamos, como muchas empresas, desarrollando este canal paulatinamente con algunos intentos exitosos y otros no tanto. La complejidad de productos congelados o refrigerados agrega un elemento adicional que hay que considerar al momento de analizar una propuesta. Como todos los pasos que hemos dado a lo largo de nuestra historia, queremos estar seguros antes de avanzar para, en un breve plazo, ser también líderes en este segmento de mercado.

¿Hay otras tendencias que estén marcando el desarrollo de negocios como el de South Wind, como por ejemplo, el comercio justo, sostenibilidad o nuevos hábitos de consumo?

SP: Estamos trabajando desde hace un tiempo en cambiar nuestros empaques, convirtiéndolos en 100% reciclables. Esto ha sido complejo, ya que en Chile no existía esta posibilidad. Los proveedores de envases solo en el último año nos están dando la posibilidad de migrar hacia el reciclaje. Además, estamos comenzando a elaborar un producto que proviene de un cultivo de salmón con estándares más estrictos e incorporando aspectos como inclusividad, transparencia y responsabilidad social y ambiental.

Debemos destacar que South Wind es la primera empresa en Santiago en contar con paneles solares desde hace más de ocho años. Esto ha permitido ahorrar más de un 30% en energía y reducir nuestra huella de carbono en forma significativa.

¿Cuáles son las proyecciones futuras para South Wind? ¿Planean seguir avanzando en nuevos productos y mercados?

VA: Estamos por concretar Asia; esperamos tener las primeras ventas iniciando el 2020. En Estados Unidos continuamos creciendo y los buenos resultados nos están trayendo nuevos negocios, por lo cual estamos trabajando en la habilitación completa de nuestra planta de Pudahuel, lo que nos tiene con mucho trabajo.

SP: Como siempre, continuaremos pensando en qué cosas nuevas podemos hacer. Hemos conformado un equipo profesional joven, el cual nos mantiene al día de las necesidades del consumidor moderno. Ellas nos muestran las nuevas formas de comprar, cómo eligen las personas y qué es lo que buscan. Digo “ellas” porque, efectivamente, somos casi todas mujeres.

VA: El mercado de alimentación está en permanente evolución, más aun en el segmento en el cual nosotras estamos y donde nos presentamos con productos saludables, libres de sellos, prácticos e innovadores. Nuestro plan maestro es estar siempre con los ojos abiertos, cerca de los mercados y de nuestros clientes, con el fin de ser los primeros en innovar y proveer soluciones de alto valor.