A pesar de que los motores internos han ganado bastante terreno en la industria pesquera y acuícola, debido a su durabilidad y ahorro en el consumo de combustible (diésel), los motores fuera de borda siguen vigentes, sobre todo en embarcaciones dedicadas a la pesca artesanal y al transporte de personal en el caso de la acuicultura, principalmente, entre los 5 y 12 metros de eslora. También siguen siendo los preferidos para las lanchas deportivas.

Estos motores tienen varias ventajas, entre ellas, que son fáciles de instalar y desinstalar, de modo que si presentan alguna falla es fácil reemplazarlos. Además, ocupan poco espacio y tienen un menor costo, con reparaciones más baratas también. Es por eso que son muchos los que optan por estos equipos. Algunos, incluso, utilizan dos, sobre todo en las lanchas rápidas de pasajeros, con el fin de lograr una mayor eficiencia y seguridad en caso de que uno de los motores sufra algún daño.

Nueva línea para trabajo

Pero, ¿qué avances se han observado en los motores fuera de borda? “Para la pesca y acuicultura estamos comercializando, desde hace dos años, una nueva línea llamada ´SeaPro´ –de la marca americana Mercury– en todo lo que es equipos de 4 tiempos, con potencias que van desde los 40 a 150 hp, por ahora. Estos tienen la particularidad de tener dos años o mil horas de garantía (lo que se cumpla primero)”, explica el gerente de Operaciones y Ventas de Nautisur, Marcelo Essmann.

Añade que estos motores han sido pensados para el trabajo y que se caracterizan por ser más sencillos y manejables respecto de los modelos anteriores, pues tienen menos piezas y cables que puedan presentar problemas o humedecerse, así como una parte eléctrica minimizada. “Hemos tenido un excelente resultado, sobre todo en la pesca artesanal. Partimos con un proyecto en la zona de Lebu (Región del Biobío) y la venta se ha ido extendiendo, abarcando, en la actualidad, desde Pichilemu (región de O´Higgings) hasta Valdivia (región de Los Ríos)”, recalca el ejecutivo.

El representante de Nautisur –empresa con base en Puerto Montt (Región de Los Lagos)– destaca que los precios de esta nueva línea de trabajo de Mercury son bastante competitivos, lo que también ha sido favorable para su comercialización. “Además, son motores más grandes y robustos y, al mismo tiempo, más económicos en el uso de combustible”, expresa.

Precisa que “Mercury es una marca con 76 años en el mercado y produce el 60% de los motores fuera de borda que se comercializan en el mundo. Tiene mucha tradición en este ámbito. Por eso, en este tipo de artefactos, trabajamos solo con ellos. Somos sus representantes en Chile”.

Más potentes

En Puerto Montt también está Dimarine, representante de la marca japonesa Yamaha, otra líder mundial en la venta de motores fuera de borda y que está presente en el sur del país por más de 30 años. “También somos representantes exclusivos en Chile, desde hace tres años, de la marca Hidea Outboard, el mayor fabricante de motores fuera de borda en China, ofreciendo equipos, principalmente, para uso deportivo en potencias menores y en dos y cuatro tiempos”, cuenta el gerente comercial, Álvaro Karmy.

De acuerdo con el ejecutivo, los motores fuera de borda comercializados por Dimarine tienen como principal mercado la acuicultura, prestación de servicios, la pesca artesanal y embarcaciones deportivas. En la industria acuícola, las potencias más usadas son entre 50 y 100 hp; en el caso de la pesca artesanal, de entre 50 y 75 hp, aunque en el último tiempo estaría aumentando el tamaño de las embarcaciones, lo que ha implicado un alza de las ventas de equipos de entre 150 y 200 hp.

“A nivel mundial, el mercado de los motores fuera de borda está experimentando un aumento sostenido desde 2010. Esto porque cada vez se instalan más motores de este tipo en naves de mayor tamaño, lo que ha llevado a que los fabricantes desarrollen motores más grandes para satisfacer la demanda”, dice el representante de Dimarine. Esta tendencia, aclara, seguirá aumentando, ya que se trata de equipos “más confiables, livianos, económicos y fáciles de reemplazar en comparación con un motor In-Out equivalente”. En embarcaciones de planeo o semi-planeo, sostiene, esta es lejos la mejor opción.

En cuanto a la potencia, si antes los modelos de mayor envergadura rondaban los 200 y 250 hp, hoy fluctúan entre los 300 y 350 hp, incluso, según explica Karmy, hay versiones de hasta 627 hp. “Además, se ha mejorado la eficiencia, haciéndolos más livianos. Algunos también han incorporado sistemas de control por joystick, similares a los de los videojuegos, como el modelo Helm Marter de Yamaha, lo que le permite al controlador maniobrar la lancha en espacios muy reducidos con mucha precisión. Sin embargo, estos sistemas aún son caros y están más orientados al mercado deportivo”, dice el ejecutivo.

Seguridad

De acuerdo con los vendedores de motores fuera de borda, una de las principales ventajas que estos tienen es su confiabilidad, lo que estaría reconocido a nivel mundial. Esto tiene que ver con que los equipos suelen funcionar bien y presentar pocas fallas, lo que es muy agradecido por los ocupantes de las embarcaciones, quienes buscan tener las menores sorpresas posibles en el mar.