En la mayor parte de las compañías salmonicultoras del país existe un área o sección que muchas veces pasa desapercibida, pero que tiene una enorme relevancia. Se trata del área de Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC) –o que algunos todavía llaman “informática”– y que se encarga, precisamente, de resguardar los sistemas de información y comunicaciones de las empresas.

No es una tarea fácil. Una salmonicultora cuenta con alrededor de 450 a 500 estaciones de trabajo, entre pisciculturas, centros de cultivo y plantas de proceso, lugares donde muchas veces, por el aislamiento geográfico, hay limitaciones en la disponibilidad de servicios. Además, se genera una gran cantidad de datos –administrativos, productivos y de recursos humanos–, pues se ha ido avanzando cada vez más en la digitalización de servicios y tareas básicas.

Sin embargo, el mayor desafío de las áreas de TI, tanto en la industria del salmón como en otras, es el resguardo de la información. “La seguridad es un tema que está muy en boga. Desde hace unos tres años, nuestra compañía cuenta con servicios adicionales que hemos venido incrementando. Se ha apostado en innovar e invertir en esto, con el fin de evitar los ataques cibernéticos o cualquier otro tipo de daño interno/externo o catástrofe natural –erupciones volcánicas o terremotos– que impidan el normal funcionamiento de nuestros procesos”, cuenta el subgerente de Tecnologías de Información y Comunicaciones de Ventisqueros, Víctor Inostroza.

¿Por qué tanta preocupación? Los ataques cibernéticos son más frecuentes de lo que se cree y pueden afectar tanto a grandes organizaciones como a personas naturales. A través de estas acciones, los “piratas del ciberespacio” pueden tomar control del sistema, desestabilizarlo o dañarlo entorpeciendo la operación. Unos de los más temidos son los “malware” y “ransonware”, programas dañinos que restringen el acceso a ciertas partes o archivos del sistema infectado y donde se pide un rescate a cambio de liberar la información. Un caso conocido fue el que afectó en mayo de 2017 a las oficinas centrales de Telefónica en España y que perjudicó también a su filial Movistar Chile, la cual tuvo que suspender por un tiempo algunas de sus operaciones. Según lo que transcendió en esa ocasión, los piratas habrían pedido el pago de 300 bitcoins –moneda digital para liberar los archivos encriptados.

Foco en la prevención

Víctor Inostroza destaca que hoy las compañías pueden acceder a tecnologías capaces de prevenir o paliar los efectos de los ataques cibernéticos u otras pérdidas de información. “No hay algo que disminuya el riesgo en un 100%, pero sí hay muchos productos y servicios que permiten reducirlo en un porcentaje considerable”, expresa.

En el caso de Ventisqueros, “en 2016 dimos un paso importante, incorporando la tecnología hiperconvergente, un ambiente completamente virtualizado que contiene nuestra granja de servidores –que actualmente suman 35 en la empresa– ocupando un espacio mínimo en nuestro site principal. Eso nos permite ahorrar energía, mejorar los costos de mantenimiento y asegurar la continuidad operativa, pues estos equipos funcionan en alta disponibilidad minimizando riesgos operativos”, cuenta el ingeniero.

Para asegurar su información, Ventisqueros cuenta con un site principal en Puerto Montt (región de Los Lagos) y, además, con un site secundario en Santiago (región Metropolitana) y un respaldo extra en Valdivia (región de Los Ríos), “siempre bajo una estrategia de recuperación de datos aceptable en caso de catástrofe o ciberataque”, dice el profesional. De esa forma, “si se pierden nuestros servicios en el site principal, en un par de horas podemos estar operando a través de estos hosting ubicados fuera de la empresa”. Enfatiza que se ha puesto atención en este asunto porque “los servicios de TIC están alineados con la continuidad operativa del negocio. Por tanto, unas cuantas horas de inactividad pueden provocar un desmedro significativo en nuestra cadena de valor”.

La salmonicultora también ha estado incursionando, en términos de almacenamiento de datos, en los servicios “cloud”, también conocidos como “en la nube”. “Hemos explotado estos servicios que están promoviendo grandes marcas, como Microsoft en nuestro caso, con quienes tenemos servicios de almacenamiento tanto de datos de uso individual como colaborativos”, dice el ejecutivo. Además, la firma cuenta con un servicio “in house”, que permite generar un respaldo en su propio site principal.

Avanzando hacia la “virtualización”

En el sur del país existen proveedores de servicios vinculados a las tecnologías de la información que comprenden las necesidades de las empresas del salmón. Un caso es Cass, empresa que provee servicios informáticos desde Valdivia (región de Los Ríos) hasta la región de Magallanes y que puede proveer desde computadores configurados, hasta soluciones de integración más complejas basadas en la “virtualización”.

Según lo expuesto por su gerente general, Carlos Stange, “los nuevos cambios tecnológicos hoy van en la dirección de consolidar servidores basados en tecnología de virtualización, lo que permite administrar y controlar de mejor manera la infraestructura, así como también sacar mejor provecho a la tecnología con la cual hoy se construyen los servidores”.  Según lo explicado, la virtualización es el proceso de crear una representación de un servidor basada en software y no en una maquina física, pero que se comporta como si lo fuera. Se puede aplicar a servidores, aplicaciones, almacenamiento y redes y es considerada como una manera eficaz de reducir los costos de tecnologías de la información y aumentar la eficiencia y agilidad que requieren las empresas.

En cuanto al almacenamiento de datos, Carlos Stange dice que los servicios han tenido que adaptarse, ya que la data se duplica o triplica cada año. En ese sentido, Cass lleva más de quince años instalando desde soluciones sencillas, como respaldo de información o repositorios de guardar datos históricos, hasta soluciones de Storage Virtual, vinculadas a consolidación de servidores que usan tecnología de fibra o iSCSI. “Ofrecemos soluciones rápidas, flexibles, eficientes e integradas con las aplicaciones y sus entornos productivos. Además, proveemos herramientas para proteger volúmenes de datos en rápido crecimiento a través de un portafolio integrado de productos de almacenamiento y copia de seguridad, avalado a través de asociaciones con proveedores líderes en el tema”, acota el ejecutivo.

En Cass también ayudan a las empresas a avanzar hacia la TI Híbrida, una mezcla que se diseña caso a caso para lograr la óptima combinación entre TI Tradicional, Nube Privada y Nube Pública para la asignación óptima de las cargas de trabajo, capacidades de almacenamiento y disponibilidad de la información estratégica.

Ventajas de “la nube”

El Grupo GTD, a través de Telefónica del Sur (Telsur), destaca también por sus soluciones asociadas a TIC en la salmonicultura. “Hoy, el salmón es el segundo producto más exportado del país y tenemos claro que para esta industria la conectividad e información es uno de sus principales activos. Por ello, Telsur cuenta con diversas soluciones, como son los servicios de housing, virtualización, respaldo de información y recuperación de desastres, entre otros, “enfocados en mejorar la eficiencia y seguridad de los clientes”, expresa el subgerente de Desarrollo Comercial, Pablo Martínez.

Esta compañía ofrece una amplia oferta de servicios “cloud”. Cuenta con servidores virtuales o ´en la nube´, “donde nuestros usuarios se olvidan de adquirir y mantener equipos físicos en sus oficinas, además les permite enfocarse en sus negocios, dejando a un experto en TICs preocupado de la disponibilidad de sus sistemas”, expresa el profesional.

Telsur también cuenta con soluciones de contingencia, “donde levantamos los servicios críticos de los clientes en nuestra infraestructura ante algún desperfecto mayor, apoyando así la continuidad operativa de las empresas”, acota el ejecutivo. Pensando en el usuario, también ofrece opciones para el respaldo de las estaciones de trabajos, manteniendo la información “en la nube” para que pueda ser recuperada de manera rápida y segura ante algún robo o desperfecto. “Almacenar datos ´en la nube´ entrega seguridad y confianza, pues la información se encuentra en un datacenter acondicionado para estos fines, los cuales cuentan con seguridad, control de acceso y todos los protocolos necesarios para dar este tipo de servicios”, enfatiza Pablo Martínez.

Los desarrollos no paran

De acuerdo con Carlos Stange, los últimos años se han producido grandes avances en términos de servidores y almacenamiento de datos, ofreciendo a las organizaciones una cada vez mejor experiencia informática. Y cada día aparecen cosas nuevas. Así, por ejemplo, ya se habla de la Scalable Persistent Memory, “una forma de almacenamiento de datos con capacidad escalable a Terabytes, con una velocidad similar a la de una memoria RAM”, según sus palabras.

Desde Telsur, en tanto, Pablo Martínez destaca que “los datos son el activo más importante del negocio. Por eso, siempre es importante para los clientes tener una copia de la información en un lugar externo a sus oficinas, la cual debe estar disponible y ser confiable. Acota que existen muchas opciones de respaldo, incluso servidores internacionales, pero que esto último tiene desventajas, ya que “no podemos saber dónde se encontrará físicamente la información ni cuáles son las leyes de confidencialidad que allí operan. De igual forma, se puede producir demora al intentar recuperar los datos”. Por eso “nuestros servicios TI están físicamente en territorio nacional, bajo normativa chilena y, en caso de que el usuario quiera mantener una copia fuera del país, el Grupo GTD cuenta con un Datacenter Tier III en Colombia y pronto tendrá uno en Perú”. El segundo semestre de 2018 la firma también iniciará las operaciones de su Datacenter Tier III en Puerto Montt.

Según los expertos, está muy bien que las empresas inviertan en soluciones y servicios para mejorar la seguridad de sus datos, pero recalcan que el principal factor en una gestión exitosa está en las personas. Es por eso que llaman a que las compañías mantengan a su personal alineado y capacitado respecto de la importancia de cuidar la información y el acceso a esta, para que así los servicios contratados, de acuerdo a la realidad de cada compañía, rindan sus frutos.