Revista Aqua Nº220

diciembre de 2018

AquaSur 2018: Tecnologías para una nueva acuicultura

En la décima edición de AquaSur, quedó en evidencia la revolución que se está comenzando a vivir en el sector de la mano de nuevas tecnologías, muchas de ellas basadas en el big data, y que esperan ayudar a la industria a tener una operación más eficiente y competitiva.

AquaSur 2018: Tecnologías para una nueva acuicultura

¿Se imagina sentado tranquilamente en su oficina, en un edificio de Puerto Montt o Punta Arenas, controlando varios centros de engorda de salmónidos ubicados en el mar a kilómetros de distancia? ¿Se imagina manejando e inspeccionando una enorme cantidad de parámetros productivos desde su teléfono, tablet o computador donde quiera que se encuentre, o controlando la planta de proceso sin tener que recurrir a cientos de planillas Excel? Pues todo eso –y mucho más– ya es posible y quedó demostrado en la última edición de la feria internacional AquaSur 2018, la cual se realizó entre el 17 y el 20 de octubre pasado en Puerto Montt (región de Los Lagos) y donde se lucieron los últimos avances tecnológicos que prometen cambiar la cara a la actividad.

El evento –organizado por TechnoPress (empresa perteneciente al Grupo Editorial Editec) y que en su décima versión contó con la mayor superficie de exposición de su historia, con nada menos que 14.500 m2– comenzó el miércoles 17 de octubre con una concurrida ceremonia inaugural, donde más de 400 actores, entre autoridades nacionales e internacionales, además de empresarios, ejecutivos, académicos y profesionales del sector, dieron el vamos al mayor encuentro acuícola del Hemisferio Sur.

En la ocasión, el gerente general de Editec, Cristián Solís, destacó el alto interés generado por el encuentro, el que congregó a más de 1.100 empresas representadas provenientes de los cinco continentes y que prestan servicios para toda la cadena de producción.  “Lo que requiere la industria para seguir desarrollándose de manera sustentable es innovación y nuevas tecnologías y, precisamente, eso es lo que se está mostrando. Además, hay exposiciones, charlas técnicas, seminarios y conferencias paralelas que permiten profundizar y conocer de primera fuente cómo implementar los avances”, subrayó el ejecutivo.

El intendente de la región de Los Lagos, Harry Jürgensen, también participó activamente en la apertura. Según sus palabras, la acuicultura es un motor determinante para la economía nacional, especialmente, para la macrozona sur, siendo responsable de la generación de alrededor de 65.000 empleos y contribuyendo con unos $14.000 millones en patentes en diversas comunas australes. Sin embargo, recalcó que “si bien es el rubro con mayor potencialidad en la región, su productividad y competitividad están condicionadas por desafíos ambientales y de relación con las comunidades, escenario en el cual las autoridades, como entes reguladores, tienen mucho que decir”.

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, en tanto, destacó el valor de los cambios normativos que se están barajando para el sector, aseverando que la nueva regulación en torno a la densidad de cultivo para salmónidos, “tiene como objetivo resguardar las positivas condiciones sanitarias al frenar crecimientos desmedidos de la producción”. De igual forma, la autoridad reiteró el compromiso del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera de impulsar el proyecto de una nueva Ley Acuícola, la cual ingresaría al Congreso en 2019.

Cabe destacar que AquaSur 2018 –que contó con una alta presencia internacional, con delegaciones oficiales de países como Noruega, Canadá, Escocia y Perú– fue, nuevamente, la ocasión ideal para la realización de numerosos eventos paralelos y suscripción acuerdos y convenios entre actores públicos y/o privados. Un ejemplo de ello fue la firma del Acuerdo de Colaboración entre el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria (Mattilsynet). De igual forma, se efectuaron importantes conferencias, como AquaForum, enfocada en futuro e innovación, y el encuentro de la Global Salmon Initiative (GSI), donde se abordó principalmente la sustentabilidad económica y social del sector.

Revolución tecnológica

El principal objetivo de la feria AquaSur es ofrecer un espacio para que los proveedores de productos y servicios para la acuicultura puedan exhibir y difundir sus propuestas. Este año se pudo observar un gran salto tecnológico, con la oferta de numerosos de equipos y sistemas sustentados en conceptos como control y monitoreo remoto, automatización, robótica e inteligencia artificial. Algunos hablaban, incluso, de querer llevar a la industria acuícola hacia la cuarta revolución industrial, marcada por el “big data”, es decir, el uso y procesamiento de datos masivos.

Una de las propuestas que llamó la atención fue la de Steinsvik, la cual presentó su servicio de operación remota para centros de cultivo, mediante el cual el operario, desde tierra, puede controlar –a través de la información entregada en pantallas– diversos aspectos de la producción, como la alimentación, comportamiento de los peces y variables ambientales. Incluso, a través de un software que utiliza inteligencia artificial, se puede determinar el nivel de apetito de los peces y decidir el mejor momento para alimentar.

“Todo esto se puede operar desde un lugar remoto que puede estar ubicado en tierra; depende, eso sí, del ancho de banda disponible. Hay un cliente chileno que compró tres pontones con este sistema, donde, desde uno de ellos, es posible controlar los otros dos. Si hubiera mejor conectividad, quizá se podría controlar los tres desde tierra”, explicó el gerente comercial de la firma en Chile, Pablo Campos.

AKVA Group expuso un sistema similar. “Tenemos un servidor que puede ser controlado a distancia. Lo único que se necesita es ancho de banda; mientras mayor la distancia, más ancho de banda requerimos”, expuso el ingeniero en Farming de la compañía en Chile, Felipe Kauak. Esta compañía también dispone de tecnología que permite controlar varios pontones a la vez. “Lo que hemos hecho con algunos clientes es tener un pontón madre, que queda como punto de operaciones, y desde allí se manejan otras unidades”, acotó el ejecutivo.

Tanto desde Steinsvik como desde AKVA precisaron que este tipo de tecnologías de control remoto ya están siendo utilizadas en Noruega. De hecho, allá muchos centros de cultivo son operados desde edificios en la ciudad. Desde allí, se ejecutan tareas relacionadas con alimentación y monitoreo de parámetros, mientras que en los centros de cultivo sólo trabaja personal directamente relacionado con la operación y las necesidades de los peces in situ. Una prueba de ello es que la habitabilidad de los pontones es para alrededor de tres personas, mientras que en Chile, sigue siendo para diez o más. También reiteran que estas operaciones remotas dependen de la disponibilidad de Internet, por lo cual están trabajando día a día para conseguir una mejor conexión.

La compañía Digital Blue también presentó una solución de alta tecnología. Se trata del estimador de biomasa Bio3000 fabricado por la empresa noruega iTec Solutions, el que fue lanzado, luego de cuatro años de investigación, recién este año. “Este sistema mantiene dos cámaras grabando en forma constante con un alcance de hasta 4 m de distancia, con iluminación propia. En promedio, muestrea alrededor de 5.000 peces al día, logrando un récord de 10.400 peces diarios”, sostuvo el gerente general de la empresa, Andrej Kopusar.

Toda la información que captura este equipo es procesada y subida a la “nube”, y bajada posteriormente a través de la herramienta Power BI de Microsoft. “El interés ha sido tremendo; esto es lo máximo hoy en tecnología en términos de estimación de biomasa. Hoy está disponible solo para salmón Atlántico, pero lo iremos adaptando también para salmón coho y trucha arcoíris”, acotó el profesional.

Otra compañía que captó enorme interés en AquaSur 2018 fue la chilena Smart Eyes, la cual presta servicios de fabricación de equipos con visión artificial y automatización de procesos industriales, entre otros. En la feria, la firma exhibió una máquina que, utilizando herramientas de visión artificial, es capaz de analizar el filete de salmón detectando cualquier anomalía, lo que ayuda a hacer mucho más rápida y precisa la clasificación del producto. Además, ofrece soluciones de vanguardia en automatización, trabajando con la última tecnología disponible en términos de controladores lógicos programables, como es el sistema PLC Next de la alemana Phoenix Contact.

“Somos la primera empresa chilena que se ha enfocado en este tipo de soluciones, siendo capaz de integrar procesos con alta eficiencia e incorporando todo el potencial de la visión artificial en diversas aplicaciones”, expresó el gerente técnico de Smart Eyes, Víctor Morales, quien está decidido a ayudar a la salmonicultura local a aumentar su competitividad a través de tecnologías que hoy están marcando tendencia a nivel mundial.

Optimizando la salud de peces

En materia de sanidad animal también se presentaron novedades. Es el caso de FishVet Group, que presentó un kit de diagnóstico de última generación. “Es un PRC portátil y en tiempo real que permite analizar ocho muestras en corridas de 45 minutos. Incluye una amplia variedad de patógenos; todos los que afectan a los salmónidos cultivados en el país, así como otras enfermedades exóticas”, relató el gerente comercial y de operaciones de la firma en Chile, Javier Moya. La idea es que pisciculturas y centros de producción cuenten con este equipo en sus instalaciones, con el fin de tener un diagnóstico temprano que permita tomar mejores decisiones. Con este soporte, en alrededor de dos horas se podrían tener resultados, lo que cobra vital importancia en lugares apartados desde donde resulta difícil llegar rápido con las muestras a un laboratorio.

Esta compañía difundió también un proyecto en el cual está trabajando y que busca desarrollar un software que permita mejorar los análisis histológicos, reconociendo lesiones específicas en los diferentes órganos de los peces de manera automática, utilizando visión artificial. Este producto debería estar listo a fin de año y haría mucho más rápido y eficiente el trabajo de los histopatólogos.

Una nueva acuicultura

Las tecnologías antes descritas son solo algunos ejemplos de los cientos de avances que se presentaron en AquaSur 2018. A ello, hay que sumar todas las propuestas en el ámbito de cultivo offshore, con diversas alternativas de jaulas sumergibles, y en producción de peces bajo ciclo completo en tierra, que en algunos países ya está siendo una realidad. Además, se pudo apreciar enormes progresos en el área de procesamiento, con líneas automatizadas y ciertas faenas completamente “robotizadas”. De hecho, una de las atracciones de la feria fue el robot que exhibió y mantuvo en funcionamiento la empresa Tecsur –del grupo Maqsur– pensado para el paletizado de cajas de salmón, comercializado bajo una alianza de la firma chilena con la multinacional ABB.

Según los expertos, se espera que este conjunto de avances que involucran alta tecnología y que están, muchos de ellos, marcados por las herramientas que comenzaron a surgir con el advenimiento de la era digital, lleven a la acuicultura a un nuevo nivel. Algunos ya mencionan el concepto de “Acuicultura 4.0”, una donde no sea estrictamente necesario estar en el lugar de producción, donde se puedan controlar múltiples faenas y parámetros desde cualquier lugar y donde miles de datos dispersos puedan ser analizados y procesados para una operación más eficiente.

“Las tecnologías digitales van a involucrar muchos beneficios, entre ellos, una reducción de costos por tiempos de proceso, el acceso a información respecto de ámbitos donde hoy no es posible llegar (como el fondo marino), la implementación de bases de datos con información que antes estaba dispersa pero que hoy se puede integrar y el acceso a modelos que tendrán alcance predictivo. Todo esto hará más productiva a la industria, incidiendo en su competitividad y en la reducción de su impacto ambiental si es que se hace un uso inteligente”, comentó el director de medios AQUA y de la consultora ORBE XXI, Adolfo Alvial.

Balance positivo

Para Cristian Solís, esta última versión de la feria, que se cree marcó un cambio respecto de versiones anteriores debido a la alta sofisticación de la oferta de productos y servicios, “fue el fiel reflejo de un estado realmente notable de la industria acuícola. Hubo un muy buen ambiente y los expositores tuvieron una gran cantidad de visitantes. Hemos conversado con ellos y los resultados han sido muy positivos”.

El ejecutivo destacó que varias compañías participantes, además de recibir público de su interés en sus stands, pudieron vender algunos productos en exhibición. Fue el caso de Pentair, firma que cerró ventas por dos de los tres equipos que estuvo promoviendo. “Estamos súper contentos. La feria estuvo muy buena, con harta gente y mucho interés por visitarla y sumarse a las actividades”, dijo el gerente de Administración y Ventas de la empresa en Chile, Juan Pablo Barrales.

Desde Billund Aquaculture Chile, en tanto, su gerente general, Marcelo Varela, manifestó que “para nosotros la feria estuvo súper buena. Miércoles, jueves y viernes nos visitó gente que corresponde, justamente, a nuestro target de mercado; estuvieron presentes cargos gerenciales, subgerenciales, jefaturas y coordinaciones, es decir, tomadores de decisiones, lo que no nos había pasado antes. De ese modo, creemos que hubo un upgrade tanto en la cantidad como en la calidad de los visitantes; así que estamos muy contentos”.

En el Grupo Editorial Editec ya se preparan para la próxima AquaSur 2020, que, con seguridad, volverá a ser uno de los más importantes puntos de encuentro de la industria acuícola mundial.