Revista Aqua Nº220

diciembre de 2018

En AquaSur: Delegaciones extranjeras completaron una serie de acuerdos

Noruega, Canadá, Reino Unido, Perú y Sudáfrica fueron algunos de los países que impulsaron la participación de sus autoridades y empresarios en la feria.

En AquaSur: Delegaciones extranjeras completaron una serie de acuerdos

Con el correr de los años, AquaSur ha ido incrementando la convocatoria de actores internacionales ligados con el cultivo de especies hidrobiológicas, quienes aprovechan la instancia para cerrar negocios y lazos multilaterales.

Es así como la feria, en esta que fue su décima edición, registró una amplia presencia de delegaciones de países referentes en acuicultura. A los visitantes frecuentes, como Noruega, Canadá y el Reino Unido, se sumaron representantes de Perú y Sudáfrica, los que sostuvieron distintos encuentros para fomentar la transferencia tecnológica y de conocimientos.

En el caso de la mencionada nación sudamericana, el viceministro de Pesca, Javier Atkins, comentó que el gobierno peruano “ve a la acuicultura como el próximo motor de la economía del país. De hecho, estamos proponiendo al Congreso Nacional una ley promotora de la inversión en acuicultura, mediante la cual se generarían beneficios para los inversionistas, por ejemplo de Chile, que quieran emprender tanto en el mar peruano como en la zona continental, es decir, ríos y lagos”.

A juicio de Atkins, el potencial es muy alto. “Hoy tenemos una acuicultura en ciernes, pero lo que buscamos es continuar en la senda de países como Chile, que ha podido desarrollar la actividad y convertirla en un sector económico fundamental que genera más de 60.000 puestos de trabajo”, destacó el personero de Estado que por primera vez fue parte de AquaSur.

En la misma línea, el viceministro de Agricultura, Silvicultura y de Pesquerías de Sudáfrica, Sfiso Buthelezi, destacó que la acuicultura en su país también “está creciendo de manera importante”. Sin ir más lejos, la empresa Graakjaer comunicó hace un par de meses que firmó un contrato con Cape Nordic Corporation (CNC) para suministrar el paquete de diseño conceptual de una piscicultura “a gran escala” de producción de salmónidos en las cercanías de Ciudad del Cabo, la cual vería iniciada su construcción a fines de este año.

Para Buthelezi, el desarrollo de estos proyectos, en que participan firmas que conocen a fondo sobre la salmonicultura de referentes como Noruega y Chile, “son necesarios para tener una actividad sustentable, y es por eso que hemos venido a conocer de primera mano lo que se está haciendo acá y ver qué nuevas tecnologías podemos incorporar”.

Fue así como Vard Aqua, firma con base en Noruega y en Chile, parte del grupo italiano Ficantieri y que es uno de los principales astilleros del mundo, y proveedora de tecnología para el rubro acuícola, también concretó negocios con los sudafricanos.

“A Sudáfrica, que tiene costa en los océanos Atlántico e Índico y una de las mayores economías del continente africano, vendimos durante AquaSur un estimador de biomasa que será utilizado en un centro de cultivo de truchas”, detalló el gerente de ventas de Vard para Chile, Jorge Flores, precisando que la capacitación será en nuestro país.

A su vez, afirmó que lo novedoso es la tendencia a la automatización de los sistemas, lo que permite optimizar el uso de los recursos, sobre todo para la alimentación y supervisión de centros remotos. “Ha habido una evolución en los equipos, ahora conectados a una nube, lo que posibilita el seguimiento de los clientes desde cualquier parte del mundo”, subrayó Flores.

“Los del norte”

Como suele suceder en la denominada “Semana AquaSur”, las delegaciones de Noruega, Canadá y Reino Unido, que representan a los acuicultores del Hemisferio Norte, fueron las que pasaron la mayor cantidad de tiempo en la zona, con el objetivo de recorrer instalaciones productivas, conocer la situación actual de compañías cuyos propietarios son de su país y actualizar y/o alcanzar nuevos acuerdos.

En este último caso, la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria (Mattilsynet) firmó un convenio de colaboración con el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), instancia en que la jefa de salud animal del Mattilsynet, Kristina Landsverk, subrayó que entre Chile y Noruega tienen cerca del 70% de la producción mundial de salmón, con problemas y desafíos comunes, de los cuales ambos países se pueden beneficiar. Uno de estos es el virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv), “que ustedes han aprendido a mantener a raya”, ejemplificó.

Sin ir más lejos, en Chile anualmente se ejecutan alrededor de 200.000 muestreos para ISAv, con un promedio de hallazgos positivos que no supera el 0,6% en la variable asintomática del virus.

Otro de los desafíos para la salmonicultura noruega, “y el mayor de todos” como calificó Kristina Landsverk, es el piojo de mar. En este contexto, dijo que buscan avanzar en métodos de tratamiento no químicos. “Las licencias de desarrollo son un incentivo para crear nuevas tecnologías para controlar al parásito. Esto ha permitido, junto con otros cambios a la regulación, que por ejemplo se haya reducido en un 70% el uso del peróxido de hidrógeno y se hayan creado métodos de tratamiento mecánicos, como lásers, además del uso de peces limpiadores”.

Por su lado, las autoridades canadienses y británicas, además de reunirse con sus pares chilenos, sostuvieron encuentros con empresas y representantes gremiales, como la Asociación de Mitilicultores de Chile A.G. (AmiChile) y la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile).

Fue así como el centro “Huelden” de Marine Harvest, ubicado al norte de la comuna de Ancud, en la provincia de Chiloé, región de Los Lagos, recibió la visita de la embajadora de Canadá en Chile, Patricia Peña, y su equipo asesor, junto con agregados tecnológicos de la Embajada del Reino Unido.

Tanto para los agregados de la Embajada norteamericana, como para los representantes de la delegación británica, esta fue su primera visita a un centro de cultivo en Chile y contó con la guía del equipo de producción liderado por Ricardo Gantenbein, Marco Olguín y Víctor González de la salmonicultora.

En la instancia, los diplomáticos conocieron en detalle los sistemas de alimentación automatizados, que garantizan optimización de la entrega de alimento a los salmones y por su efecto una mejor tasa de conversión, además de los sistemas robóticos para revisión y apoyo de redes y jaulas.

En definitiva, AquaSur, una vez más, hizo que la acuicultura mundial volcara sus ojos hacia Chile.