Revista Aqua Nº2010

diciembre de 2017

Floraciones Algales Nocivas: Preparando el terreno

Diversas iniciativas se han estado implementando con el fin de que el país esté mejor preparado para enfrentar posibles eventos de FANs. Hoy, los monitoreos en la industria del salmón son más constantes y se cree que esto permitirá reaccionar de mejor forma ante alguna contingencia.

Compartir
Producción salmonicultora en el sur de Chile

El 2016 se ha convertido en un año para recordar para la pesca y acuicultura nacional debido a los fuertes eventos de Floraciones Algales Nocivas (FANs) que se produjeron y que se vieron intensificados producto el mayor Fenómeno del Niño que se ha registrado en los últimos años. Estos hechos dejaron varias lecciones, entre ellas, que el país debe mantenerse siempre preparado para enfrentar situaciones de este tipo que, con seguridad, se seguirán repitiendo en el futuro.

Es por eso que tanto el sector público como privado han estado ejecutando acciones que permitan adelantarse a posibles eventos de FANs y reaccionar de forma apropiada, minimizando los riesgos y pérdidas para los sectores productivos. Bien lo saben los salmonicultores que, con el bloom de algas del año pasado, perdieron alrededor del 15% de su producción anual o unos US$200 millones.

Cambios normativos

Uno de los mayores problemas que hubo en 2016 debido al bloom de algas que afectó al sector salmonicultor tuvo que ver con las dificultades para manejar las mortalidades masivas. Es por eso que, luego del episodio, las autoridades trabajaron en un documento que permitiera mejorar la reacción de las compañías frente a estas contingencias. Fue así como hace poco más de un año se emitió la Resolución Exenta N° 8561 del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) que establece plazos y condiciones para el retiro y disposición final de ejemplares ante mortalidades masivas. Aquí, se establece que todo centro de cultivo que genere o supera las 15 toneladas (t) de mortalidad durante un período de siete días continuos deberá indicar, dentro de 24 desde constatado un evento, las acciones que ejecutará para lograr el retiro de la mortalidad. También se decreta que el plazo máximo para el retiro desde los centros afectados por un evento será de 48 horas para mortalidad igual o menor a 300 t; de 72 horas para mortalidades entre 300 y 700 t; y de 96 horas para mortalidades igual o mayor a 700 toneladas.

Los salmonicultores, sobre todo los de Magallanes, no tomaron muy bien esta resolución, debido a que hay centros de cultivo que están a varias horas de navegación y sectores donde es difícil que grandes barcos puedan ingresar, lo que hace que la extracción deba realizarse con barcazas más pequeñas, de modo que se hace prácticamente imposible cumplir con los plazos. Lo cierto es que esta normativa está plenamente vigente.

De igual forma, en junio de 2017, mediante la Resolución Exenta N° 2198, Sernapesca instruyó a las empresas productoras a entregar información proveniente de sus monitoreos permanentes de fitoplancton cuando detecten algas nocivas en límites que puedan afectar a la salud de los peces. “El objetivo es contar con información oportuna para la toma de decisiones y la activación de los planes de acción frente a eventos de mortalidades masivas”, expresaron desde el servicio.

Nuevo centro de estudios

Por su parte, el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) inauguró a fines de septiembre pasado en Puerto Montt (región de Los Lagos), el Centro de Estudios de Algas Nocivas (CREAN), una nueva unidad dependiente del Departamento de Medio Ambiente de la División de Acuicultura del instituto y que tiene por finalidad convertirse en una fuente de conocimiento e información sobre floraciones y toxinas marinas y sus efectos, con vinculaciones a nivel nacional e internacional.

Durante la inauguración del centro –que ha contado con apoyo de Corfo para su implementación–, el director ejecutivo del IFOP, Leonardo Núñez, expresó que “desde el punto de vista de su quehacer, el CREAN abarca investigación y acciones operacionales y, no obstante que la unidad matriz está en Puerto Montt, cuenta además con laboratorios dotados de capital humano avanzado, equipamiento e infraestructura en las regiones de Aysén y Magallanes”.

En el centro trabajan actualmente alrededor de 28 personas. Entre sus prioridades está trabajar en el fortalecimiento del modelo de gestión vinculado a FANs que desarrolla el IFOP, a través de la incorporación de nuevas metodologías y capacidades tecnológicas que sustentan los conocimientos para entregar alertas tempranas.

Monitoreos constantes

Cabe destacar que, además de estas normativas e iniciativas que ha impulsado el sector público, el IFOP mantiene un Programa de Manejo y Monitoreo de Mareas Rojas, consistente en un sistema de muestreo, detección y cuantificación mensual de Veneno Paralizante de los Mariscos (VPM), Veneno Diarreico de los Mariscos (VDM) y Veneno Amnésico de los Mariscos (VAM), basado en la recolección de mariscos transvectores, como mejillón y cholga.

A estas muestras se les realizan los análisis correspondientes a cada toxina y además se identifican y cuantifican taxonómicamente las especies de microalgas que son las fuentes primarias que se conocen hasta este momento para ellas, como Alexandrium catenella. También se efectúa muestreo de otros componentes, como zooplancton y registro de clorofila.

La seremi de Salud de Los Lagos, María Eugenia Schnake, comentó a AQUA que esta información, proporcionada por el IFOP, es la que ellos utilizan para estar atentos a las condiciones del mar. Sin embargo, se espera que su repartición también empiece a ejecutar estudios similares. “Además, existen monitoreos permanentes tanto de lo que se desembarca en los puertos como muestreos que hacemos nosotros en los bancos naturales. También están las pruebas que efectúa el Sernapesca a través del Programa de Sanidad de Moluscos Bivalvos (PSMB) en los centros de cultivo, por lo tanto, tenemos una visión permanente de lo que está pasando y que se actualiza en forma diaria y quincenal. Podemos decir que, hasta ahora (noviembre de 2017), no existe presencia de marea roja en la región de Los Lagos”, expresó la autoridad.

Plataforma Online

Los salmonicultores también han hecho un esfuerzo por mantenerse informados sobre las condiciones de sus centros de cultivo, con el fin de poder reaccionar de mejor forma ante posibles apariciones de FANs. Esto se ha visto reflejado, por ejemplo, con el lanzamiento efectuado por el Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de SalmonChile, en junio de 2017, de la primera plataforma online para monitoreo de algas nocivas, la cual es abierta para todos los usuarios del borde costero.

“El objetivo es informar a la comunidad y a las empresas productoras acerca del estado de las condiciones de fitoplancton en las regiones australes de Chile. Creemos que, con esto, los usuarios podrán planificar de forma más exacta sus labores”, explicó, por esos días, quien figuraba como gerente general del Intesal, Alfredo Tello.

Los productores de salmónidos, además, desde 2016 a la fecha han demandado con mucha más fuerza servicios vinculados a floraciones algales como, por ejemplo, el de Plancton Andino. La firma ofrece actualmente el Programa Oceanográfico y Ambiental en Salmónidos 2.0 (POAS), el cual el último año ha sido reestructurado y rediseñado, logrando un producto “mucho más sofisticado, aunque seguimos buscando formas de agregarle más valor”, cuenta el gerente general de la firma, Alejandro Clément.

Este programa opera mediante la instalación de estaciones de monitoreo que miden fitoplancton, clorofila y pellets de zooplancton, entre otros indicadores. La información es analizada en el laboratorio que Plancton Andino tiene en Puerto Varas (región de Los Lagos) –o en sus sucursales de Castro (Isla de Chiloé) y Coyhaique (región de Aysén). Debido al mayor número de clientes que están solicitando el servicio, el ejecutivo admite que “nos están faltando manos para procesar la información y es por eso que estamos recurriendo a sistemas más sofisticados, es decir, softwares y plataformas más inteligentes para poder llegar mejor y más rápido al usuario”.

En Puerto Montt (región de Los Lagos), en tanto, está el servicio que presta Salmofood, a través de su Departamento de Asistencia Técnica, denominado Farm Care Program (FCP). Se trata de una herramienta de modelación oceanográfica que incluye la simulación de forzantes físicas en el agua y un modelo biológico que resuelve el comportamiento del ciclo de vida del cáligus y SRS. Además, considera, como rama adicional, un Programa de Algas Nocivas, donde se implementa una proyección de los modelos hidrodinámicos en un horizonte de diez días.

“Estos modelos son alimentados con una imagen satelital, donde se puede ver cómo se mueve la clorofila-a, entregando una ventana de proyección de dispersión de diez días para los clientes. Es así como se puede estimar la condición de riesgo al que se verá sometido el centro de cultivo en dicho período. El umbral de alerta está construido considerando los eventos de floraciones el año 2016, por tanto, en el caso de que el centro presente un alto riesgo, se recomienda al cliente tomar muestras en coordenadas cercanas a su instalación días antes de que se presente una situación mayor”, expone el gerente de Postventa y Atención Clientes de Salmofood, Héctor Herrera.

Mejor preparados

Alejandro Clément, quien lleva cerca de 20 años trabajando en temas vinculados a FANs, considera que, claramente, “ha habido un cambio” y hoy el país está mejor preparado para enfrentar eventos de marea roja. De hecho, hay varias universidades que también están preocupadas del tema, desarrollando interesantes investigaciones que se espera entreguen sus frutos en el futuro.

Pero a pesar de vislumbrarse un mejor panorama, el representante de Plancton Andino advierte que es importante que estos esfuerzos que se mantengan. “Estos fenómenos ocurren con cierta frecuencia, pero nadie sabe cuándo se repetirán. Entonces, cuando no pasa nada, la gente puede tender a relajarse y ponerse reactiva nuevamente. Desde mi concepción, hay que mantener los monitoreos, así lo hemos promovido siempre”, manifiesta. Y al parecer así lo han entendido los salmonicultores, quienes están muy atentos a lo que sucede en las aguas del sur.

Respecto de las mortalidades masivas, de volver a repetirse, se cree que la industria igual está en mejores condiciones, pues ya se habría aprendido cómo reaccionar. Desde Fiordo Austral, empresa especializada en retiro de mortalidades, han manifestado que poseen casi una decena de embarcaciones con tripulaciones capacitadas en el transporte de ensilaje, con las cuales es posible afrontar alzas de la mortalidad sin inconvenientes. Además, la firma cuenta con dos naves mayores capaces de transportar 200 toneladas de silo que serían muy útiles en casos de contingencia. Es así como un drama como el vivido en 2016 estaría bastante lejos de volver a suceder.