Según informó Intrafish, la compañía Hydro Seafood de Irlanda, propiedad de Nutreco, ha sido forzada a reducir progresivamente la producción de ovas como consecuencia de las nuevas regulaciones a las importaciones de ovas de salmón, introducidas por el gobierno chileno en julio pasado. Por tal motivo, la compañía está buscando participar en otros mercados a fin de descargar el exceso de un stock de millones de ovas originalmente producido para el mercado chileno. Jan Feenstra, director de Hydro Seafood, dijo que “hemos estado abasteciendo a Chile por doce años y nunca hemos tenido sospechas de un problema de salud en relación con nuestros productos”. También señaló que Irlanda ha sido considerada libre del ISA y de enfermedades del páncreas por el OIE, la autoridad mundial de enfermedades, y que la introducción de nuevas severas restricciones por Chile es efectivamente una “injusta prohibición comercial”. Hydro Seafood provee entre 14 y 20 millones de ovas a Chile a un valor de 1 y 1,5 millones de libras anuales. Desde que las nuevas regulaciones fueron impuestas en julio, la compañía se ha quedado con unos diez millones de ovas de salmón y ha sido forzada a reducir progresivamente la producción en un tercio. “La vemos como una medida injusta en nuestra contra, especialmente sobre la base de que Irlanda tiene un buen nivel sanitario. Vamos a apelar a través de vías legales y políticas”, dijo Feenstra. De hecho, el tema ha sido entregado a consideración tanto de los ministros de relaciones exteriores y de pesca como de la Organización Mundial del Comercio, OMC, pero desde julio la situación ha experimentado sólo un pequeño avance. Algunos proveedores en Europa y Estados Unidos también están buscando apelar a la decisión del gobierno chileno de prohibir la importación de ovas de salmón. “Tenemos la esperanza de que vamos a acceder a otros mercados. Estamos en el proceso de restablecer mercados en Europa y proponer abastecer a Noruega en el largo plazo, sujeto a acuerdos comerciales”, concluyó Feenstra.