La promulgación de la reforma de la Ley de Pesca, que establece un límite máximo de captura por armador, no detendrá los procesos de fusiones, compras y cierres de empresas, dijo el Subsecretario de Pesca, Daniel Albarrán. Agregó que esta iniciativa tampoco dará viabilidad a todas las compañías, ya que sólo sería posible si existieran más recursos. El subsecretario dijo que, para la realidad de los recursos en el país, tenemos un exceso de flota y de plantas, y los involucrados tienen conciencia de que en algún momento deberán salir. “Los menos eficientes no tienen posibilidades de existir en términos económicos”, expresó. En cuanto a la concentración, dijo que es totalmente factible que haya menos empresas, pero siempre es mejor que haya más de un actor participando en equilibrio con el resto. “No me preocupan las fusiones, pero sí espero que el proyecto entregue herramientas adecuadas para que exista un número importante de firmas, menos que las de hoy día, pero que se genere competencia”, informó a El Diario. El hecho de que las empresas estén debilitadas como consecuencia de su sobreinversión, las deja en desventaja competitiva tanto en Chile como el extranjero. Acerca de las cuotas de los próximos años, explicó que si se aplican correctamente las medidas de conservación, probablemente en tres a cinco años sea posible recuperar un nivel de captura superior al actual. Concluyó que “estamos diciendo que nunca sacaremos 8 millones de toneladas de recursos del mar, como en 1994, pero tampoco los 3,5 millones de los últimos años. Deberíamos situarnos en una cifra intermedia: entre cinco y seis millones de toneladas”.