Nuevamente la exportación de harina y aceite de pescado experimentó una caída en septiembre pasado, en que la facturación de las empresas disminuyó un 24,2%. Esto significa pasar de US$ 245,9 millones en el tercer trimestre de 1999 a US$ 186,4 millones en el mismo período de 2000, según informó El Diario. Lo mismo sucedió con los volúmenes enviados, que descendieron un 21% los primeros nueve meses del año, siendo Ingemar, del grupo Angelini, quien experimentó la mayor baja. En tanto, la industria exportadora de salmón mostró un repunte de sus ingresos al tercer trimestre de un 29,8%, amparado por un aumento de la producción de las principales compañías que operan en el país. Las mayores alzas fueron las experimentadas por Salmones Multiexport, con un incremento de sus envíos del 118,1% y Compañía Pesquera Camanchaca, que creció un 88,3%.