De acuerdo con las cifras de la Encuesta Nacional de Empleo elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) correspondiente al trimestre agosto-octubre 2013, la tasa de desocupación a nivel nacional alcanza el 5,8%. La Región de Los Lagos se ubicó en el primer lugar con la tasa más baja, con un 2,7%. En tanto, Magallanes ocupó el segundo lugar con 4,2% y Aysén se ubicó en el tercer lugar con 4,8%.

La Región de Los Lagos registró un 2,7%, disminuyendo en 1,3 puntos porcentuales en relación a igual período del año anterior. La población ocupada alcanzó a 403.820 personas ocupadas, respecto a igual trimestre del año anterior, aumentando en 13.820 puestos de trabajo adicionales, presentando un crecimiento de 3,5%.

“Las actividades económicas que incidieron en este crecimiento de los ocupados fueron: Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores, motocicletas, etc; pesca, otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales y hoteles y restaurantes”, destacó la encuesta.

Región de Aysén

En tanto en la Región de Aysén, la tasa de desocupación alcanzó un 4,8%, aumentando en 0,4 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior y en 1,8 puntos porcentuales respecto al mismo trimestre del año anterior. La Región de Aysén presenta para este trimestre la tercera tasa más baja de desempleo a nivel nacional.

“Los principales sectores que presentaron variaciones negativas en doce meses, fueron: Intermediación financiera, construcción y explotación de minas y canteras. Mientras que las principales incidencias negativas en doce meses provienen de construcción, comercio y hogares privados con servicio doméstico”, destacó el informe.

Región de Magallanes

La tasa de desocupación de la Región de Magallanes y Antártica Chilena llegó a 4,2%, mostrando una variación negativa de 0,4 puntos porcentuales (pp.), en relación a la tasa de desocupación registrada hace doce meses, situando a la región en el segundo lugar con la tasa más baja de desocupación a nivel nacional.

Las ramas económicas agricultura, ganadería, caza y silvicultura; y transporte, almacenamiento y comunicaciones, destacaron por la cantidad de personas que se incorporaron durante este período a trabajar en industrias asociadas a ellas; 1.970 y 1.920 personas respectivamente.