(Pulso) Tras el anuncio de María Eugenia Wagner de no renovar su contrato por un nuevo período en la presidencia de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G (SalmonChile), la idea del gremio es designar a un hombre que conozca de cerca la industria para enfrentar el complejo panorama que se vive ante los cambios normativos. En enero próximo debiese conocerse el nombre del nuevo presidente de la asociación que reúne a las principales empresas del sector.

Actualmente, un comité formado por cinco directores de SalmonChile prepara una propuesta para designar quien apoyará en la dirección del gremio.

Entre las alternativas que está analizando SalmonChile figuran el ex subsecretario de Pesca en la administración de Michelle Bachelet, Felipe Sandoval. También se le ofreció la presidencia del gremio a Carlos Vial, reconocido actor de la industria y vicepresidente de Fríosur, la pesquera ligada a la familia Del Río.

La idea de la asociación es designar a un hombre que conozca de cerca la industria para enfrentar el complejo panorama que se vive ante los cambios normativos que han disparado los costos de las empresas.

María Eugenia Wagner asumió la presidencia de SalmonChile en enero de 2012 y tenía contrato hasta enero de 2014.

Perfiles

Luego de dejar el Gobierno, en mayo de 2010, el ingeniero civil (ligado a la DC) Felipe Sandoval se integró a las filas de una de las salmonicultoras más grandes del país: AquaChile, ligada a las familias Puchi y Fischer. El rol del ex subsecretario de Pesca en la compañía se enfoca, según se anunció en su momento, en “atender la íntegra aplicación, respeto y fiscalización de las regulaciones ambientales y sanitarias” de la empresa.

En tanto, Carlos Vial ya ha liderado el gremio salmonicultor entre los años 2004 y 2007. Ese año, la industria decidió apostar nuevamente por ubicar en la presidencia gremial a un ejecutivo no ligado al sector: César Barros.

Barros dejó SalmonChile a mediados de 2011 luego de asumir en Empresas La Polar en medio del escándalo desencadenado por la reprogramación unilateral de créditos a sus clientes. Había llegado propuesto por el empresario Víctor Hugo Pucci y debió encarar la grave crisis gatillada por el virus ISA. En su reemplazo asumió Wagner.

Sin embargo, el primer directivo en asumir la presidencia y que no estaba ligado al sector fue Javier Cox.