(Sindicato de Patrones de Pesca) El presidente del Sindicato de Patrones y Capitanes de Pesca de la Región del Biobío, Juan Carlos González, manifestó este jueves 12 de diciembre que, a un año de aprobarse la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) en el Congreso Nacional, la normativa “no estuvo exenta de dificultades, pero a la que creo firmemente se le puede calificar de democrática”.

Juan Carlos González mencionó que “no hubo ninguna organización, sindicato o agrupación que no fuera escuchada en la Cámara de Diputados y luego en el Senado. En esas instancias todos, y me incluyo, tuvimos la oportunidad de hacer nuestros planteamientos, los que en algún porcentaje fueron acogidos”.

El dirigente agregó que algunas organizaciones fueron más favorecidas que otras, pero que es imposible que todos los actores de un sector queden satisfechos.

“Pero si tuviéramos que nombrar al que obtuvo más beneficios, ese fue el sector artesanal. Una ley que a partir de este año 2013 los dejó con el 53% de participación de la pesca nacional avaluada en US438 millones anuales”, sostuvo González.

El dirigente recordó que el sector artesanal así lo manifestó una vez aprobada la iniciativa: “Estamos seguros que con nuestra participación hemos puesto un sello artesanal a esta LGPA que mejorará la ley actual en materia de sustentabilidad, institucionalidad pesquera, registro artesanal, área de manejo, fraccionamiento de cuotas de pesca y manejo de las pesquerías”.

Juan Carlos González declaró que los perdedores fueron los trabajadores de la industria pesquera “los que nos vimos afectados primero con el fraccionamiento que trajo la Mesa de Pesca en 2011 y luego con una licitación a todo evento que se hará efectiva una vez las pesquerías lleguen a su Rendimiento Máximo Sostenible (RMS).

“Sin embargo, esta ley fue planteada como la de la conservación de los recursos y eso nos animó a trabajarla en conjunto a todos los actores de la pesca. Como pescador industrial lo principal es la recuperación de cada una de las pesquerías que por años nos han permitido trabajar, alimentar a nuestras familias y educar a nuestros hijos. Sin recursos no hay sector pesquero, ni industrial ni artesanal”, agregó.

El presidente del sindicato de Patrones y Capitanes de Pesca de la Región del Biobío recordó que las ONG Oceana y Greenpeace también le dieron su apoyo a la normativa.

“Por lo tanto, como dirigente de los embarcados de la industria hago un llamado a los comandos de ambas candidatas a no confiar en las voces que con afán electoralista plantean revisar nuevamente la LGPA o incluso los más radicales, sin representación alguna, derogarla. Dejemos que la ley se ponga en funcionamiento y demuestre lo que por más de un año discutimos en el parlamento: Que la conservación de los recursos es lo prioritario”, finalizó.