(Pulso) A toda marcha sigue el proceso de venta de los activos de la fallida española Pescanova en Chile: Acuinova, Nova Austral y Pesca Chile. El pasado martes, el síndico Herman Chadwick cerró el proceso de recepción de ofertas, pese a la presión de la hispana por frenar la venta.

Tal como lo adelantó PULSO, la noruega Marine Harvest, la canadiense Cooke Aquaculture y un fondo de Econsult presentaron ofertas por el área acuícola.

De hecho, en los próximos días LarrainVial y Landmark Capital entregarán un informe a fin de evaluar cada una de las propuestas, las que difieren en plazos de pago y modalidad.

“Muchos de los oferentes ya tienen negociado un acuerdo con acreedores, y ofrecen cierta cantidad al contado y el resto lo renegocian”, sostiene un ejecutivo ligado al proceso.

Pese a la abultada deuda que mantienen las compañías en Chile, sus operaciones han despertado el interés de firmas locales e internacionales.

Según confirmara el síndico Herman Chadwick -en la primera junta de acreedores- los pasivos de Pesca Chile son US$237 millones y la deuda de las salmonicultoras asciende a US$366 millones.

En efecto, fuentes ligadas a la quiebra aseguran que el objetivo del síndico es recaudar, al menos, US$500 millones con la venta de las operaciones. Sin embargo, estaría dispuesto a frenar la venta de Pesca Chile si así lo solicitarán los acreedores en la próxima junta.

La lista de acreedores es liderada por BCI con US$49,5 millones, el 22,4% de la deuda total. Le sigue la controladora -Pescanova- a quien adeuda US$42,8 millones. Mientras en tercer lugar está el Banque Internacionale de Commerce-BRED, con US$ 28,1 millones.

Batalla por la pesca

Tal como adelantó Pulso, FrioSur -ligada al grupo Del Río- presentó oferta por Pesca Chile a fin de ampliar su flota de pesca por las costas nacionales.

La intensión de FrioSur es seguir expandiendo su negocio en la captura de merluza y congrio. En ese plan, Pesca Chile aparece como una opción atractiva, pues posee derechos y cuotas de pesca exclusivas sobre diferentes especies.

En tanto, otra de las compañías que presentó oferta por Pesca Chile es Alimar, ligada al grupo Izquierdo Menéndez.

Fuentes ligadas a ambas compañías aseguran que la mayor preocupación para 2014 es una eventual reducción de la cuota de pesca.

Esto último, si bien debe ser analizado por el panel de expertos, el propio subsecretario del ramo aseguró que al menos se mantendría o bajaría.

La actividad pesquera de la filial chilena de Pescanova se lleva a cabo entre Puerto Aysén y el Cabo de Hornos.

Actualmente, Pesca Chile mantiene derechos y cuotas de pesca exclusivas sobre diferentes especies por cerca de 25.000 toneladas. Los niveles de captura se traducen en una capacidad de producción de 16.000 toneladas de producto.

En efecto, Pesca Chile captura, entre otras especies: merluza austral, merluza de cola, congrio, merluza tres aletas, bacalao y cojinova.

Si bien sus ventas llegaron a US$74 millones en 2012, el mayor atractivo para los interesados es su flota pesquera.

La compañía opera una flota de nueve barcos, la mayor dedicada a la pesca de captura para consumo humano en aguas chilenas.

Las actividades de procesamiento son realizadas en los propios buques factoría, donde las diferentes especies son inmediatamente procesadas y congeladas tras la captura.