(Pescare.com.ar) En el estricto terreno de la formalidad, los márgenes globales para la captura de merluza común y merluza de cola serán más amplios en 2014 en relación con los establecidos para el actual año que está próximo a concluir.

En el caso de la denominada “hubbsi” (merluza común), el Consejo Federal Pesquero (CFP) determinó un tope de 322.000 toneladas mediante la Resolución16/13. Este volumen supone un crecimiento interanual del 3,2%; aunque con variantes en los stocks: +4,6% en el sur (290.000 toneladas) y -8,5% en el norte (35.000 toneladas), siempre teniendo como eje divisor al paralelo 41°.

La condición biológica del efectivo sur exhibe una mejoría, de acuerdo con el informe del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero de Argentina (Inidep). En este sentido, los científicos fijaron una Captura Biológicamente Aceptable que tiene un nuevo punto biológico de referencia para la recuperación.

“El aumento estimado de la biomasa reproductiva en los últimos tres años permitió superar el Punto Biológico de Referencia Precautorio de 450.000 toneladas de BR y considerar un nuevo Punto Biológico de Referencia Objetivo de 600.000 toneladas”, explicaron los investigadores del Inidep.

En relación con la merluza de cola, su captura máxima permisible 2014 recuperó niveles de temporadas anteriores al quedar en 130.000 toneladas, con un considerable salto interanual del 38,2%.

“El informe del Instituto expresa que la evolución de la abundancia poblacional ha evidenciado en el periodo analizado una tendencia relativamente estable, observándose actualmente niveles de biomasa superiores a aquellos correspondientes a los del inicio del período de evaluación (1985-2012)”, remarcaron los consejeros.

Polaca y merluza negra

Diferentes circunstancias cruzan a los recursos más australes. La polaca recibió una captura máxima idéntica a la de 2013: 33.000 toneladas; aunque paralelamente el Inidep lanzó una advertencia sobre parámetros evaluados.

“La evolución de la abundancia muestra una tendencia declinante, con una estabilización de la biomasa y una leve recuperación en los últimos años. Se ha visto un leve incremento del aporte de individuos juveniles que podría permitir la recuperación del efectivo pesquero”, se alertó.

En relación con la merluza negra, el tope de pesca fue decretado en 3.950 toneladas; es decir, un 12,8% por encima del límite 2013.

Lo que se busca es mantener la biomasa de reproductores en el largo plazo por encima del 30% o un 20% de aquella registrada en los inicios de la explotación o de mantener en igual periodo el nivel actual de la fracción adulta de la población.