(Estrategia) La firma canadiense Cooke Aquaculture, que a nivel nacional opera con Cupquelan, negocia formalmente la compra de la operación salmonicultora de PescaChile. Su oferta ha sido la más satisfactoria ya que está dispuesta a poner sobre la mesa más de EUR$270 millones, esto es cerca de US$370 millones.

Aunque Pescanova trató de convencer de que sus compromisos de pago son firmes, el síndico de quiebras Herman Chadwick sigue sin dar marcha atrás en la venta de PescaChile. El trabajo de la multinacional española, con su presidente Juan Manuel Urgoiti al frente, no ha servido para que se reconsiderara cambiar el calendario de enajenación antes de que termine el año.

En caso de que no prosperen esas negociaciones, la segunda empresa mejor posicionada para adquirir las filiales es el gigante noruego Marine Harvest. De esta manera, el conglomerado podría obtener las dos filiales salmonicultoras (Acuinova y Nova Austral) por poco más de 250 millones de euros, lo que representa sobre US$342 millones.

El síndico Chadwick es consciente de la relevancia que la filial chilena tiene para Pescanova, pero es la junta de acreedores la que decide en última instancia si atender o no la petición de la empresa gallega. Y en la reunión del pasado día 12, según fuentes ligadas al proceso, solo se paralizó temporalmente la venta de los barcos, que pertenecen a la matriz. Se habían presentado tres propuestas, pero se consideraron “insatisfactorias”.

“La sensación en Chile es que Pescanova reaccionó demasiado tarde”, apuntan las mismas fuentes a preguntas de Faro de Vigo, por lo que PescaChile sería vendida antes de que finalice 2013.