(UCN) El director del Consejo Australiano de Investigación del Centro de Excelencia para las decisiones ambientales y del Centro Nacional de Investigación Ambiental de Decisiones Ambientales de Australia, Hugh Phillip Possingham, se encuentra de visita en Chile invitado por el Doctorado en Biología y Ciencia Aplicada que imparte la Universidad Católica del Norte (UCN) en Coquimbo (Región de Coquimbo).

El experto es conocido a nivel mundial por su trabajo en biología de la conservación y el codesarrollo del software enfocado al diseño de reserva sistemática de planificación de la conservación Marxan.

Su visita se enmarca dentro del plan de internacionalización que está llevando adelante el citado doctorado, impartido por la UCN en alianza con la Universidad de La Serena y el respaldo del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza) y del Instituto de Investigaciones Agropecuarias Intihuasi (INIA Intihuasi).

Acerca de los contenidos que está entregando esta semana a los alumnos de postgrado y a representantes de la ONG Oceana y del Instituto Antártico Chileno, Possingham  explica: “Lo que hacemos a través de estas herramientas matemáticas del Marxan, que son las mismas que se utilizan en la economía, las líneas áreas, es fundamentalmente buscar una buena protección de la biodiversidad, pero al menor costo posible para la gente. Este software es gratuito y de uso libre, se utiliza anualmente para planificar las reservas marinas en más de cien países, en lugares tan diversos como Estados Unidos, Sudáfrica y Australia”.

En esta línea, destacó la importancia de generar áreas y sistemas de conservación marinas principalmente por dos razones: evitar los efectos del colapso de la pesquería mal regulada y así proteger las especies de explotación comercial dentro y fuera de las áreas preservadas, y por otra parte, resguardar los más de 8 millones de especies que no son de explotación comercial directa.

Protección de los ecosistemas 

Sobre la situación de Chile en cuanto a conservación de los ecosistemas, el experto australiano señala que en la parte terrestre, sobre todo en el sector central del país, hay insuficiencia de protección, y en el mar, indica, está recién comenzando. Por lo tanto, si bien hay avances, “se requiere ir más rápido para lograr porcentajes de protección que alcancen entre 15% a un 20% de los ecosistemas marinos”.

En esta misma línea el Dr. en Biología, Ecología y Conservación Marina y docente del doctorado, Carlos Gaymer, destacó que en nuestro país se está avanzando en el tema, y que existe un compromiso de protección al año 2020 de un 17% del ecosistema nacional terrestre y de un 10% de los marinos.

El investigador de la UCN explica que, “hasta el año 2010, en Chile había 0,03% protegido de lo comprometido. Con la creación del Parque Marino Motu Motiro Hiva alrededor de Isla Salas y Gómez, aumentó significativamente a un 4,4%, y alcanzó más del 40% del compromiso”. Sin embargo, insiste en que es necesario resguardar otras áreas que se encuentran con niveles muy bajos o nulos de protección. El objetivo, subraya, “es lograr una buena representatividad de la protección en los distintos ecosistemas”.

Al respecto, destaca el aporte que está realizando el Doctorado en Biología y Ecología Aplicada, por medio de las tesis de sus alumnos, “que apuntan fundamentalmente a una investigación que tenga una utilidad en la toma de decisiones y en las políticas públicas. La idea es que no sólo sea investigación que quede en la teoría, sino que va a la par aplicada”.