(Sonapesca) En el contexto de las nuevas cuotas de pesca para el 2014 anunciadas por la autoridad, la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca) estimó que la fijación reciente es un importante avance en la institucionalidad determinada por la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA), pero agregó que, para que realmente se avance en la recuperación de los recursos, es necesario incrementar la investigación, elaborar planes de manejo, e intensificar la fiscalización, entre otras medidas.

La sociedad recordó que, hace tres años la autoridad realizó un diagnóstico que determinó que algunas pesquerías se encontraban en una delicada situación, mientras que otras estaban en su máxima capacidad. Esa evaluación determinó la realización de un cambio profundo en la institucionalidad del sector, modificación que requirió un detenido análisis y larga discusión en el parlamento.

“La nueva LGPA, aprobada a fines de diciembre de 2012, puso énfasis en la conservación y la sustentabilidad de los recursos, para lo cual generó una nueva institucionalidad enfocada en el manejo técnico, los Comités Científico-Técnicos y la recuperación de las pesquerías hasta lograr el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) además de establecer un enfoque ecosistémico, entre otros temas. En todos estos aspectos los apoyó la industria pesquera, que ha colaborado con la autoridad durante el año, con la finalidad de lograr la completa implementación de la LGPA”, destacaron desde Sonapesca.

Sin embargo, la entidad dijo que este proceso está recién en sus primeras etapas, y debe seguir desarrollándose, puntualizando que en Europa lleva cinco años y que aún no se concluye. En Estados Unidos demoraron, por ejemplo, dos años en determinar los puntos biológicos de referencia de sus pesquerías.

En este contexto, Sonapesca afirmó que valora este primer ejercicio para fijar las cuotas globales de captura del 2014, proceso que obviamente debe completarse. Destacó la necesidad de desarrollar los planes de manejo, indispensables para tener una visión global de la actividad y no solo para la determinar las cuotas anuales.

Desde el gremio sostienen que se han adoptado definiciones fundamentales en breves períodos de tiempo, sin toda la información necesaria y que se ha puesto el foco en las cuotas de captura las que,  si bien son importantes, no son el único aspecto a considerar.

La industria pesquera estima de gran importancia completar el proceso de construir la institucionalidad, incrementando y mejorando la investigación; además de elaborar los planes de manejo; incrementar y mejorar la fiscalización; y poner vedas adecuadas acordes con la mejor información científica disponible.

“La aplicación conjunta de todos estos aspectos son materias fundamentales para lograr el objetivo común, que es la sustentabilidad de largo plazo de la actividad pesquera.  Apoyamos el diseño de la nueva institucionalidad para recuperar las pesquerías y tener una actividad sustentable de largo plazo, pero hay que hacerlo bien. Hay que completar el proceso y para ello hay que trabajar en conjunto con todos los actores: sector público y privado, artesanales e industriales, ambientalistas”, afirmó Sonapesca.

Respecto al proceso de cuotas 2014, se constata una situación diversa, porque las cuotas de las pesquerías pelágicas muestran estabilidad y las cuotas de los crustáceos indican un crecimiento. Pero, en las pesquerías demersales, donde se consideran las merluzas, la reducción es casi de un 50%, por lo que la industria pesquera seguramente se verá obligada a emplear los mecanismos necesarios para afrontar la baja.

Esta drástica reducción tendrá consecuencias severas para el sector, especialmente entre las regiones de Valparaíso y Aysén, donde se concentran estas actividades y, en las cuales, el sector artesanal participa con la mitad de las cuotas aproximadamente.