(Undercurrent News) La organización de productores acuícolas española Piscis aseveró que los altos niveles de importación de pescado y la evolución alcista del costo de alimentos para peces de cultivo afectaron a los truchicultores en España, registrando por segundo año consecutivo números rojos en su balance financiero.

El consumo de trucha en 2013 mejoró en un 4,6% al compararlo con 2012, desde 14.580 toneladas a 15.250 toneladas, mientras que su precio también se incrementó en un 3,7 % a EUR$5,6/kg. Sin embargo, “con los precios promedio de la trucha salvaje rondando los EUR$2,2/kg y con importaciones de productos del mar que han mantenido precios bajos, se ha tornado muy difícil para los productores nacionales obtener rentabilidades positivas”, argumentó Piscis en un informe hecho público la semana pasada.

Eso sí, el organismo aclaró que no están “en contra de las importaciones de trucha” y, al mismo tiempo, dijo que se oponen “firmemente al comercio ilegal con los países fuera de la UE (Unión Europea) cuando no cumplen con los requisitos oficiales, ya que esto podría atraer dumping económico e inseguridad sanitaria”.

Finalmente, Piscis argumentó que aún cuando la facturación de la trucha subió en un 7,6%, “durante los últimos cinco años los costos de inversión y de alimentos para peces de cultivo han evolucionado a un ritmo del 9% de crecimiento, lo que ha agravado la debilidad del sector tanto en España como en la Unión Europea”.

La organización no proporcionó datos específicos sobre el promedio de pérdidas para la industria o la tasa de impagos.