(La Tercera) El ritmo de expansión perdió impulso en el cuarto trimestre, debido a menor actividad industrial e inversión en diciembre, de la mano de una campaña de las autoridades por frenar la expansión del crédito. La producción industrial creció 9,7% en diciembre, la cifra más baja en cinco meses, mientras que la inversión en activo fijo se incrementó 19,6% en el período enero-diciembre, por debajo del 19,9% acumulado en los primeros 11 meses del año.

En un comunicado, la Oficina Nacional de Estadísticas indicó que hubo un progreso constante el año pasado y que este “no es un logro menor”, pero añadió que la economía aún enfrenta desequilibrios y que “los fundamentos de la recuperación aún no son estables”.

Perspectivas

Los economistas prevén que la expansión se moderará al 7,4% este año, debido a una desaceleración de la inversión y una reducción del exceso de capacidad. Esa cifra es la más baja desde 1990.

El Partido Comunista anunció hace tiempo su intención de rebalancear la economía hacia un ritmo de expansión más “razonable”, con mayor énfasis en la demanda interna y menos dependencia de la inversión financiada con crédito. En noviembre, el Presidente Xi Jinping dio a conocer las mayores reformas desde los 90, con la promesa de dar al mercado un mayor peso en la asignación de los recursos.

“Es indiscutible que toda la dinámica de crecimiento económico se está debilitando”, dijo a Bloomberg Li Wei, economista de Standard Chartered en Shanghai, quien anticipa una expansión de 7,4% este año. Si bien las exportaciones ayudarán a impulsar la manufactura, los límites al gasto de los funcionarios públicos y la sensibilización de las autoridades locales con la deuda limitarán la inversión en infraestructura, añadió.

Al menos, nueve provincias, incluyendo Hebei, Fujian y Gansu, fijaron metas de crecimiento más bajas para este año que en 2013. El Banco Popular de China, en tanto, dijo el viernes que está monitoreando los riesgos de la deuda regional y “saneando” los vehículos de financiamiento de los gobiernos locales.

La desaceleración no necesariamente es una mala noticia para los proveedores de China. “Hace tiempo que somos de la idea de que una desaceleración en el crecimiento del PIB no implica una caída en la demanda de commodities”, dijo a Bloomberg Annette Beacher, economista para Asia Pacífico de TD Securities. “El descenso en la expansión del PIB chino de 12% anual a 7,5% en los tres últimos años contrasta con la aceleración de las importaciones desde Australia, en especial mineral de hierro, durante el mismo período”.

La explicación es que en términos absolutos, esto es, en millones de toneladas, la demanda por minerales como hierro y cobre seguirá siendo alta, porque la economía china es ahora de mayor tamaño.

No todos esperan que la economía se frene este año. Wang Tao, economista para China de UBS, prevé un repunte del crecimiento a 7,8% a medida que la demanda de EE.UU. y Europa apoya las exportaciones. “2014 será un año bastante estable, en términos macro”, aunque los mercados podrían ver volatilidad debido a la incertidumbre sobre la banca paralela y la liquidez, dijo Wang en una entrevista con Bloomberg.