(Diario Financiero) El dólar frenó ayer miércoles 22 de enero una racha de seis alzas consecutivas y cerró en $542,60, una caída de 0,37% ($2) en una sesión marcada por la toma de utilidades luego de que el tipo de cambio tocara los $547,90 durante la jornada.

Sin embargo, el billete norteamericano cerró por tercer día en hilera sobre la barrera de $540, luego de que el mercado revisara al alza sus proyecciones para el corto plazo y fin de año.

Según la Encuesta de Operadores Financieros del Banco Central de la primera quincena de enero, el consenso de los analistas es que alcanzará niveles de $550 en los próximos tres meses, un incremento de $15 en relación con la última encuesta de diciembre.

De igual manera, para fin de año, los consultados ven al billete cerrando en $550, un incremento de $5 versus el último sondeo.

Y el alza del dólar ya está empezando a incorporarse en las perspectivas del mercado, en particular para la inflación, el comercio internacional y la Bolsa local, todos sectores que se verán impactados -para bien o para mal- por el incremento en el valor de la divisa.

¿Corrección en $ 550?


A medida que el tipo de cambio se acerca a $550, en el mercado el análisis apunta a una fuerte corrección en esos niveles.

El economista jefe de Banco Penta, Matías Madrid, anticipa que de alcanzar ese techo se producirá una baja a niveles en torno a $540 – $535.

Similar opinión tiene el socio fundador de ForexChile, Erwin Andia, para quien es “difícil” que el dólar quiebre 
$550 “por cuanto la demanda podría agotarse con rapidez en estos niveles por el efecto de la toma de ganancia, lo que llevaría al dólar a $535”.

Aunque, sostiene, de romper $550, podría alcanzar niveles de $575 – $575 “y eventualmente cerrar el año sobre estos niveles”.

El gerente de Estudios de xDirect, Alexis Osses, prevé que el techo de largo plazo se ubica en $553, aunque de postergarse hasta marzo el recorte de tasas del Central, la paridad podría caer a 
$539,60.

Mientras que para Gloria Soto, de FXCM, la corrección debería ser hasta niveles de $535. “El tipo de cambio ya prácticamente llegó a $550, pues el máximo del día de hoy (ayer) fue $547,90”, puntualizó.

IPC alcanzaría 0,2% en febrero por combustibles

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de enero no alcanzaría a interiorizar toda el efecto que ha registrado el alza del dólar en la última semana, por lo cual gran parte del efecto se reflejaría en el indicador de febrero, estiman los analistas.

De hecho, en las últimas semanas, las perspectivas de los actores del mercado pasaron de una nula variación para el indicador en el segundo mes del año, a alzas que se ubicarían como máximo en 0,2%.

Para el economista de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, el último registro inflacionario (el 0,6% de diciembre) mostró alzas de precios de 0,9% por el lado de los bienes no transables, mientras que la de transables fue apenas 0,4%. “Por lo tanto, aún con el alza del petróleo y el alza del dólar, no tuvimos una inflación demasiado importante. Ahora, si eso se acumula podrían haber efectos de segunda vuelta, por lo tanto los efectos del alza del dólar recién se verían en febrero”, argumentó, estimando un 0,2% para el segundo mes del año.

Para el subgerente de Economía y Renta Fija de BCI Estudios, Luis Felipe Alarcón, el costo de la vida aumentaría hasta 0,1% el próximo mes.

“Por supuesto que si el alza del dólar se mantiene, podría llevar a alzas inflacionarias especialmente por el lado de los combustibles. En un minuto, la expectativa de IPC para febrero llegó a ser negativa”, comentó Alarcón.

IPSA retomaría alzas de la mano del dólar

La Bolsa local tiende históricamente a beneficiarse del alza del tipo de cambio, dado que algunas de las empresas más relevantes dentro del Índice de Precio Selectivo de Acciones (IPSA) -como las eléctricas y las forestales- se benefician de términos de intercambios más favorables. Esto podría darle cierto impulso al selectivo este año, que ha iniciado el ejercicio bajo los 3.700 puntos.

Para el subgerente de Estudios de Renta Variable de CorpResearch, Vicente Meschi, las compañías más beneficiadas serían Concha y Toro y CMPC. “Concha y Toro tiene sus costos en pesos y las ventas en dólares, lo que le generará mayores ingresos por cajas vendidas. Algo similar pasa en CMPC, pero en menor medida”, acotó.

Similar opinión tiene el analista de Estudios de EuroAmerica, Alfredo Parra, quien apuntó a exportadores como Hortifrut y viñas como Concha y Toro y Santa Rita, e industriales como SQM y energéticas como Copec, estas últimas que tienen contabilidad en dólares.

“Otro sector beneficiado a grandes rasgos es el sector eléctrico, salvo Colbún. Todas las empresas vendedoras en el sistema se verían beneficiadas al cobrar sus contratos en dólares”, añadió.

¿Los perjudicados? El retail, que debe importar productos desde el exterior y que deberá hacerlo a mayores costos de mantenerse el dólar en torno a los niveles actuales.

“Por sí solo el efecto es negativo, pero hay que ver cómo lo traspasan a precios”, dijo Meschi.

Dólar alto atenuará déficit

El sector exportador gozará de condiciones de intercambio más favorables, al recibir una mayor cantidad de pesos chilenos por cada productos enviado al exterior como consecuencia del alza del valor del tipo de cambio.

Este mayor dinamismo del sector exportador por el lado de los precios podría ayudar a atenuar el déficit de cuenta corriente que arrastra el país, que según las proyecciones del último Informe de Política Monetaria (IPoM) del Banco Central llegaría a 3,7% del Producto Interno Bruto (PIB) este año, estiman analistas.

En el mercado, eso sí, discrepan si el alza del dólar lograría compensar los efectos del paro portuario para los exportadores.

Para el economista senior de BBVA, Fernando Soto, una compensación por el lado de los precios dependerá de cuánto se sostenga el alza del dólar.

“Los productos exportados se venden en base a contratos y si el producto no llega, el contrato se pierde y es algo irrecuperable. El valor del dólar va por otro canal. Eso sí, un alza sostenida en el tiempo daría mayor competitividad al sector exportador”, argumentó.

“El alza del dólar podría favorecer a los exportadores agrícolas de la zona central, ya que estos serían los más afectados por el no despacho de sus productos a tiempo. Sin embargo, no se alcanzaría a cubrir totalmente las pérdidas por el paro”, concluyó por su parte el subgerente de Estudios y Políticas Públicas de Banco Santander, Felipe Bravo.