(La Tercera) El proyecto francés SeaOrbiter, que consiste en la construcción de una estación marítima para estudiar el fondo marino, comenzará su primera etapa de construcción este 2014. El proyecto consiste en la construcción de una gran nave vertical, similar a la Estación Espacial Internacional, el cual servirá de observatorio marítimo para estudiar el fondo y la flora y fauna marina.

SeaOrbiter es la nueva apuesta de un equipo de científicos guiados por el arquitecto, Jacques Rougerie y por expertos de National Geographic y de la Nasa.

En la última década el proyecto había estado reuniendo fondos y siendo promocionado por Internet, pero este año está programado que comience la primera etapa de construcción.

El SeaOrbiter contará con 58 metros de altura y la mitad de su casco será submarina, mientras que la otra estará expuesta. Su casco estará fabricado de aluminio y tendrá un peso de 2.600 toneladas. La tripulación será de 18 a 22 personas, los cuales estarán compuestos de científicos, navegantes y expertos del fondo marino.

Con un presupuesto de EUR$35 millones (US$47 millones), el SeaOrbiter también podrá ser utilizado como un simulador espacial para los astronautas que tengan que entrenar para sus misiones.