Este martes 4 de febrero se publicó el Decreto Supremo N°163 de 2013 que dice relación sobre el Reglamento del Registro Público de Licencias Transables de Pesca (LTP), el cual fue aprobado por la Contraloría General de la República. La Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) establece la creación de LTP que reemplazan las autorizaciones de pesca que se administraban a través de los Límites Máximos de Captura por Armador.

En la normativa se introduce, además, un impuesto específico para los titulares de licencias clase A (Industriales), quienes pagan un royalty equivalente al 4,2% del valor de sanción por cada tonelada asignada. Los titulares de licencias clase B pagan por diez años el valor de la licitación y luego el mismo royalty de los titulares de las licencias transables de pesca clase A. En tanto, los titulares de clase C pagan patente y el precio de la licitación por el año.

Es importante recordar que las LTP operan por 20 años, pudiendo ser renovadas o caducadas, dependiendo del comportamiento del titular en materias ambientales, pesqueras y laborales. Si un industrial no cumple estos requerimientos, su licencia no será renovada y eventualmente también podría ser caducada.

El sistema opera cuando una pesquería regulada bajo el régimen de plena explotación y cuota global de captura, se encuentre en un nivel igual o superior a un 15% bajo su punto biológico de referencia asociado al Rendimiento Máximo Sostenible (RMS). Donde posteriormente se inicia un proceso de subasta pública de aquellos excesos de cuota por sobre el umbral definido.

De acuerdo a la normativa las naves con las que se harán efectivas las LTP y los permisos extraordinarios de pesca, deben estar inscritas en un Registro Público que llevará la subsecretaría y matriculadas en Chile.

Para revisar el Reglamento del Registro Público de LTP, descargue el siguiente enlace.