(Camanchaca) El pasado 19 de marzo en la planta de procesos de salmónidos de Camanchaca ubicada en la comuna de Tomé (Región del Biobío) se llevó a cabo el inédito y espontáneo reconocimiento que los sindicatos N°1 y N°2 le realizaron a los controladores de la compañía, Jorge Fernández y Francisco Cifuentes, por el aporte que han realizado a la ciudad y a los habitantes de la comuna.

Desde el año 1980 Jorge Fernández y Francisco Cifuentes controlan la compañía que actualmente da trabajo a más de 850 personas en Tomé y cuenta con una moderna planta de filetes, porciones y otros productos de valor agregado con una capacidad de procesamiento de 240 toneladas de materia prima diaria.

La actividad, que nace fruto de una serie de reuniones entre Camanchaca y los trabajadores en un contexto de un buen clima laboral, contó con la participación de ambos controladores y sus grupos familiares, además de la alcaldesa de la Municipalidad de Tomé, Ivonne Rivas; el ex diputado Sergio Bobadilla; el gerente regional de Salmones Camanchaca Tomé, Enrique Sielfeld; el presidente del Sindicato N°1 de Salmones Camanchaca Tomé, Ulises Sáez; el presidente del Sindicato N° 2 de Salmones Camanchaca Tomé, Roger Albornoz; junto con colaboradores de la empresa.

En la oportunidad, la alcaldesa de Tomé le hizo entrega a los controladores de dos galvanos de madera nativa y piedra con el escudo heráldico de la comuna, para reconocer la trayectoria que la empresa tiene en el lugar y cómo han impulsado el desarrollo local. “Este reconocimiento refleja la importancia de mantener una buena relación entre trabajador, empleador y comunidad y, en este sentido, Camanchaca ha sido y seguirá siendo un actor muy importante para nuestra comuna”.

En tanto, ambos sindicatos le obsequiaron a cada uno de los empresarios un busto donde se destaca el espíritu innovador de los premiados. Al respecto, el promotor de la iniciativa, Ulises Sáez, afirmó que “como sindicato hemos visto cómo en el transcurso de los años Camanchaca ha apoyado a los trabajadores y la comunidad. Hemos visto también cómo los trabajadores –padres, hijos y nietos– han crecido gracias a la estabilidad en el empleo que nos ha dado la empresa y eso es lo que hoy queremos agradecer para que Camanchaca se quedé en Tomé muchos años más”.

Roger Albornoz, otro propulsor del reconocimiento, manifestó que “Tomé es una comuna con alto grado de cesantía por lo cual la presencia de Camanchaca es vital para la zona. Pero lo que más queremos destacar con este tributo es que pese a que los centros de cultivo de salmón están alejados de esta planta, don Jorge Fernández y don Francisco Cifuentes han apostado porque esta compañía, de capitales nacionales, se mantenga en la comuna”.

El gerente regional de Salmones Camanchaca Tomé, Enrique Sielfeld, destacó el hecho de que fueron los sindicatos quienes espontáneamente decidieron organizar este reconocimiento. “Nos llena de orgullo saber que nuestros trabajadores valoran el aporte que día a día realizamos en Tomé y que además la comunidad, a través de la municipalidad, también se suma a este reconocimiento inédito en la industria”.

Es importante destacar que la empresa opera en Tomé desde el año 1965 con la captura y procesamiento de langostinos y que fue en 1980 cuando Jorge Fernández y Francisco Cifuentes pasan a controlar la Compañía y dan el impulso para ingresar primero al negocio de la pesca y después al cultivo de salmónidos.