La industria acuícola canadiense está representada por una sola asociación nacional, la Alianza Canadiense de la Industria Acuícola (CAIA, por sus siglas en inglés), donde, en conversación con AQUA, valoran que la representación asociativa de sus intereses construye una imagen positiva de la industria ante los reguladores federales y facilita los programas para el desarrollar y crecimiento de la industria.

La asociación se financia en su totalidad a través de las cuotas de afiliación, además de algunos ingresos limitados de los gastos de gestión de proyectos y/o impuestos especiales de la industria que apoyan proyectos específicos que la organización gestiona en nombre de toda la industria.

Al respecto, la jefa de Comunicaciones de la CAIA, Sheri Beaulieu, comentó a AQUA la visión del gremio respecto al rol articulador. “Creemos que las asociaciones industriales son vitales en la representación de la industria. Los gobiernos necesitan el aporte colectivo de todos los sectores en el desarrollo de las regulaciones, la política, los programas, etc. Donde no todo el personal del gobierno entiende las realidades operacionales de la industria o tiene experiencia en salud de peces. Por tanto, servir de enlace con la industria a través de las asociaciones es fundamental para estos procesos”.

Beaulieu agregó que de acuerdo con los últimos datos disponibles, la CAIA exportó 71.912 toneladas de salmón cultivado a los Estados Unidos durante 2011, lo que representó el 70,5% de la producción de la industria del salmón canadiense y retornos por US$478 millones.

Consultada sobre la perspectiva de los consumidores estadounidenses que asocian a una mayor sustentabilidad del salmón silvestre por sobre el cultivado, Sheri Beaulieu, sostuvo que “nuestra investigación no apoya esta idea de que la naturaleza es vista como más sostenible. De hecho, se encontró que los consumidores estadounidenses de la costa Oeste consideran la compra de salmón silvestre de Alaska si está disponible en fresco. En tanto, en la costa Este los consumidores estadounidenses ven a los centros de cultivo en el estado de Maine y la costa atlántica de Canadá como muy favorable respecto de la huella ecológica. El sistema regulador de Canadá y la seguridad alimentaria también son vistos bajo una luz favorable. La compra de productos frescos y locales son de vital importancia para los consumidores estadounidenses”.

La representante de la asociación canadiense manifestó además que las asociaciones son también una forma para que la industria se reúna para llegar a un consenso, desarrollar programas genéricos para promover la educación pública sobre la industria, la educación del consumidor en la calidad de los productos del mar, entre otros aspectos.

“Las asociaciones también juegan un papel importante en el desarrollo del negocio y aspectos de recursos humanos de la industria”, concluyó.

Otras asociaciones

Adicionalmente otras regiones canadienses cuentan con asociaciones de la industria y en algunos casos orientadas a especies específicas. The Atlantic Canada Fish Farmers Association es un ejemplo, quienes trabajan en el cultivo de salmón en las provincias de Nueva Brunswick y Nueva Escocia. A ellos se suma la BC Salmon Farmers Association en la Columbia Británica representa a los productores de peces, mientras que la BC Shellfish Growers Association representa a los mitlicultores. Adicionalmente la Newfoundland Aquaculture Industry Association reúne tanto a los productores de peces como de mitilicultores.