(Senado) Tras una serie de gestiones -incluidas sesiones de la Comisión de Pesca del Senado destinadas a analizar el problema- la presidenta de la instancia congresista, Jacqueline Van Rysselberghe, y el senador Alejandro Navarro destacaron la aprobación de la resolución que permitirá a los pescadores no efectuar el descarte de la sardina común y anchoveta en altamar.

La senadora Van Rysselberghe aclaró que no es una solución definitiva, por lo que evitó referirse a un logro, “porque acá lo que se va a hacer es estudiar por qué se produce el descarte, dándole una salida al problema que estábamos teniendo”.

Sin embargo, agregó la legisladora, “es una solución al problema coyuntural, lo que demuestra que el camino para poder ayudar a la gente de nuestra región, más que generar conflicto, es tratar de buscar soluciones a los problemas que existen”.

Cabe mencionar que la situación actual de los pescadores propiciaba que por años debiesen lanzar al mar toneladas del recurso, para cumplir con las cuotas establecidas por la autoridad y las amplias gestiones llevadas adelante por pescadores y congresistas, hicieron que el Ministerio de Economía autorizara una investigación del “descarte” para las pesquerías de sardina común y anchoveta, con el fin de recopilar antecedentes técnicos y elaborar un plan de reducción de la especie objetiva y de la fauna acompañante, además de la captura de la pesca incidental.

Positiva noticia

En tanto, el senador por la Región del Biobío, Alejandro Navarro, calificó la resolución como “una muy positiva noticia (…) Se ha comenzado a hacer justicia con la pesca artesanal, este debe ser el primer paso con el fin de reevaluar por completo la Ley de Pesca, la cual hemos dicho como solución ha sido peor que el problema”, afirmó el legislador.

Consultado sobre la disposición del monitoreo por parte de especialistas para la pesca artesanal, el congresista valoró los alcances de esta medida del Ejecutivo. “Esto permite avanzar decididamente en mejorar la base de datos existente, y con ello lograr una mejor gestión en la protección de estos recursos, actualizando esta pesquería con los objetivos de conservación, sostenibilidad y enfoque ecosistémico que consagra la actual Ley de Pesca y que recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés)”, expresó.

“La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) ha considerado nuestros argumentos, era inconcebible el daño a la biomasa que se estaba generando a causa de la rigidez administrativa de este organismo, con el monitoreo vamos a proteger la fuente laboral de 350 lanchas y 400 botes, que solo en la Región del Biobío corresponden a cerca de 4.500 familias involucradas de manera directa”, expuso el legislador.

Finalmente, el senador Navarro adelantó que propondrá un Ministerio de Pesca, “para que actúe de manera empoderada y decidida en beneficio de todos los actores involucrados en este sector”.